lunes, 19 de octubre de 2020

Profesional


 

Cumplir con las obligaciones profesionales siempre ha sido tarea dura, pero en estos tiempos de pandemia llega a ser labor heroica. Hoy traemos el caso del esforzado docente Patrick Wilson, que imparte su magisterio así se pare el mundo. Este profesor mandó un correo a sus alumnos avisándoles de que debía cancelar alguna clase y retrasar un examen. Uno de los estudiantes le preguntó a qué se debían los cambios en la programación. El señor Wilson le respondió que le habían disparado y estaba en urgencias a ver si le sacaban el plomo del cuerpo. Como las desgracias no vienen solas, le hicieron una prueba y dio positivo en coronavirus. No se sabe si llevaba mascarilla cuando fue tiroteado, así que bien pudo pillar el bicho en otro sitio. Por ejemplo, en una discusión con su mujer, que le estaba engañando con otro. No hay datos sobre si los tiros tenían que ver con los devaneos de su cónyuge, si el virus se lo pegó algún alumno o el amante de su mujer estornudó sobre su cepillo de dientes. Sea lo que sea, a esto se le llama tener una mala racha, o ser gafe de manual. Pero el hombre, con el cuerpo y el alma dolorida, no olvidó a sus alumnos, informándoles de que si el lunes siguiente seguía vivo, tendrían examen.

El deber ante todo, que lo del covid y el tiro le pasa a cualquiera, y con las mujeres ya se sabe. En un correo posterior les dijo a sus alumnos que esperaba que en el examen, que sería on line, no le engañaran como hizo su esposa; bastante cruz es que te ponga los cuernos la parienta como para que también lo hagan tus estudiantes. Se preguntarán qué más puede pasarle al señor Wilson, pero mejor no tentar a la suerte, ni siquiera él está libre de una inspección de hacienda, o que su nuevo vecino sea un enamorado del trombón de varas. Ojalá haya tocado fondo, pues solo le queda mejorar en lo personal, no lo en lo profesional.

6 comentarios:

Rodión dijo...

Ja, ja. Desde luego, profesional ante todo. Espero que algún guionista de Hollywood tome nota para la siguiente secuela de 'Jungla de cristal', cuanto menos. Este docente se merece por lo menos que lo interprete Bruce Willis. Espero que los alumnos sean inteligentes y que a ninguno se le ocurra preguntarle si habrá repesca...

Rick dijo...

Sí señor, un profesional ejemplar y no como los de aquí, que no pasan de unas cuantas ñapas mal rematadas y fuera de plazo. Se merece la medalla del mérito al trabajo, aunque no creo que en su país haya de eso. Pobre hombre.

Doctor Krapp dijo...

Una historia ejemplar y ejemplarizante pero lo que no sé es que sistema pueden adoptar sus alumnos para ponerle los cuernos al profesor ya si optan por irse con otros más competente quizás estén aliviado el alma sufrida del docente.

Chafardero dijo...

@ Rodión:
la repesca quizás la dedicara a su ex si se decide a darle carpetazo a su amante.

Chafardero dijo...

@ Rick:
Mas que una medalla que le den un chaleco antibalas. le será más útil.

Chafardero dijo...

@ doctor Krapp:
siempre hay profes con los que resulta más fácil aprobar, que a los alumnos es lo que les importa, y si tienen una vida menos ajetreada que este se evitarán muchos sustos.