lunes, 17 de febrero de 2020

Hacia la extinción

test


Si cada vez hay más tontería es porque cada vez hay más tontos. Lo que era una impresión generalizada ya tiene fundamento científico. Distintos estudios hechos en varios países europeos indican que los teses de inteligencia bajan una media de siete puntos por generación. Desde los tiempos dorados del viejo siglo XX, cuando el más tonto hacía relojes, hemos llegado al mediocre siglo XXI, donde se necesitan cuatro ingenieros para sacar un café de la máquina expendedora.
El asunto es encontrar la causa del bajón intelectual, y aquí cada cual tiene su teoría. El consumo de telebasura puede ser un factor importante, o la exposición a todo tipo de tóxicos, o la ingesta galopante de ultraprocesados. Igual le podemos echar la culpa al embrutecimiento de la población gracias a las políticas neo liberales. El abuso de las tecnologías, estar enganchado al mando mirando fijamente la pantalla, agarrota las neuronas. El apoltronamiento de la peña, la falta de estímulos intelectuales, convierte en zombis legiones enteras. También se puede especular con el abusivo consumo de porno, con una conspiración alienígena, o que alguna secta masónica eche polvos en el agua potable.
Pero quizás todo sea un error de medición, que los clásicos teses no valoren lo que se conoce como inteligencias múltiples, ya saben, competencias  que hasta hace poco no se consideraban pertinentes a la hora de decir pero qué listo es mengano. Piensen por un momento en la visión holística del creador de la pizza kit kat, la inteligencia espacial necesaria para un buen perreo, la diarrea verbal de cualquier gañán haciendo trap a la puerta del DIA, o la inteligencia emocional del que arrima la cebolleta en el metro.
No está claro si ha mutado o se ha esfumado nuestra inteligencia. Antes había un tonto oficial en cada pueblo. Ahora, dada su escasez, quizás haya que nombrar a un listo. Sin embargo, no conviene asustarse, los cortos de entendederas suelen dormir a pierna suelta, y al final de lo que se trata es de ser felices. Los tontos heredarán la tierra, y cuando llegue el fin, les cogerá hurgándose las pelusas del ombligo mientras consultan el horóscopo en el teletexto.

lunes, 10 de febrero de 2020

Papel tricotado

papel reversible

Lejos quedan los tiempos del papel higiénico El Elefante, que limpiaba nuestros bajos y forjaba el carácter. Hoy sufrimos en silencio la dictadura del papel de doble capa para tiquismiquis, las toallitas húmedas con aloe vera que atoran cañerías, o los retretes con chorro de aire directo al ojete que amariconan al personal. Pero un nuevo producto viene a revolucionar la higiene íntima. De los inventores de los gayumbos reversibles, los mondadientes larga duración y el condón multiusos, hoy les presentamos el papel del culo tricotado. Una solución sostenible respetuosa con el medio ambiente. Ideal para pieles atópicas y culitos irritables, refuerza sistema inmunológico, previene la presbicia, y cuqui total. Además, pones a la abuela a tejer mientras ve Telecinco y se saca unos euros la señora.

lunes, 27 de enero de 2020

Vuelve Mariano


Todo español de orden echa de menos a Mariano Rajoy, expulsado de la presidencia con alevosía por la hordas bolivarianas y separatistas. Desde aquel funesto día nuestro ídolo ha mantenido un perfil bajo. Nada que ver con Felipe González, muñidor financiero de alcance planetario, Aznar, gran oráculo de la derecha, o Zapatero, autonombrado embajador de buena voluntad para disquisiciones bizantinas. Todos estábamos en vilo por saber dónde nos deslumbraría de nuevo Mariano, hasta que ha explotado la bomba. Marca, papel generalmente bien informado sobre el mundo del patadón, afirma que nuestro hombre sopesa presentarse a la federación española de futbol. También se baraja la opción del pan sin sal de Casillas, pero no creemos que ese pasmado saque de sus casillas a Mariano. Otro al que le gustaría el puesto según rumores sería Albert Rivera, que tras hundir C’s aspiraría a hacer lo propio con el emporio del balón. La verdad, Rivera está llamado a más altas empresas, como organizar la reventa en los conciertos de Malú.
Visto en perspectiva, sospechamos que toda la carrera política de Rajoy en realidad no era más que una sutil maniobra envolvente destinada a poner el huevo en la federación. Su paso por el gobierno estuvo destinado a allanarse el camino a mandamás de asuntos futboleros, único tema que en realidad le interesa. No olvidemos que el fútbol es el área más casposa y carpetovetónica que podamos imaginar, hogar de seres abisales, nido de marrulleros, reserva espiritual de macho ibérico, y escaparate de chulopiscinas; todos ellos encantados de que uno de los suyos los pastoree. Pero además Mariano tiene un no sé qué de campechano que enamora, un toque de señor de casino provinciano que pasaba por allí y nunca ha roto un plato, que conviene mucho a un puesto donde van a estropicio diario.
Lo bien que luciría nuestro Mariano en el palco con uno de sus puros mientras sobres van y vienen. El mejor lugar para un registrador de la propiedad está cerca de un campo, sea de futbol o de patatas. No conocemos su programa, pero aventuramos que será el de siempre: si funciona no lo toques, y si no funciona tampoco. Bajo su sabia mano la furia española reviviría días de gloria, le metería 12-0 a Andorra o al Vaticano, el Viva España de Manolo Escobar se cantaría como himno oficial, y la figura de Manolo el del Bombo sería exaltada a santo patrón de todos los forofos furibundos.
Pero el partido no acaba hasta que pita el árbitro, y no está todavía todo atado. La joven España de Vox también ansía la preciada poltrona. Ortega Smith se ha propuesto iniciar la reconquista desde el área pequeña, subiendo por la banda derecha, driblando a un podemita, dejando sentados en el círculo central a un perroflauta y a un filoetarra, y encarando la portería contraria, donde de un derechazo bate al portero transexual. Pero de nada valdrán esas filigranas ante el pico de oro de Mariano, que bien sabe que este país está lleno de españoles mucho españoles que hacen cosas, y que todo hijo de vecino quiere elegir a Mariano para que lleve la roja a la Rioja y si eso ya tal.