lunes, 12 de abril de 2021

Perra

        

Cuando salimos del confinamiento Rigoberta Bandini nos regaló un tema donde celebraba el poder recuperar las pequeñas cosas de la vida, tal que los magnum almendrados o los abrazos a las cabras. Hoy traemos su última canción, con el provocador título de Perra. La nueva diva emergente nos regala un himno feminista y bailable, que se vea que se pude mover el esqueleto sin renunciar a letras de enjundia. Esta perra vida nos sigue dando alegrías.

lunes, 5 de abril de 2021

Críticos


 

Casanova y los críticos
                                                                      Giacomo C Dufaux 


Las discrepancias entre los autores y la crítica vienen de antiguo. Muchos críticos son creadores frustrados y rencorosos, incapaces de inventarse ni un pie de foto siquiera. Autores haylos que no aceptan ni que una de sus comas pudiera estar mal puesta. Con tipos así, el choque de egos puede ser apocalíptico. En otras épocas disputas de tal calaña se arreglaban a las bravas. Nada como una buena estocada para cerrarle la boca para siempre a un crítico impertinente. Porque como bien apunta Casanova, un poema defendido a punta de espada por fuerza debe ser bueno. O al menos, delante del autor conviene actuar como si lo fuera.

lunes, 22 de marzo de 2021

Licencias musicales

Uno de los grandes avances de la humanidad se llama licencia por asuntos propios, esos días remunerados que saben a gloria para dedicarlos a lo que mejor te venga en gana. Es una pena que no se haya trabajado más en un campo tan prometedor, pero siempre hay empresas en la vanguardia, como la japonesa Hiroto. Dedicada a los asuntos audiovisuales, ha puesto en marcha una serie de licencias para sus empleados que serán la envidia de propios y ajenos. En concreto, están relacionadas con el mundo musical. Así, si el cantante favorito de un trabajador se retira, podrá cogerse hasta diez días para llorarle a gusto en casa mientras pone uno tras otro todos sus discos. Si el que deja de cantar es el segundo o tercer artista preferido, dispondrá de tres días para asimilar la pérdida y actualizar su lista de preferencias. Otro acontecimiento que llevan mal los fans japoneses es la boda de su ídolo. En tal desdichado caso habrá diez días diez a cargo de la empresa para que te preguntes desconsolado qué es lo que pudo salir mal, por qué no me eligió a mí, y llorar bajo la manta abrazado a un retrato suyo dedicado. De hecho, al presidente Shizen Tsurumi instauró tan magnánimo plan de licencias el día que vio cómo moqueaba un empleado al enterarse que Nana Mizuki (en el video la pizpireta de la derecha) pasaría por vicaría. También tendrán tiempo libre para ir a conciertos y otro tipo de eventos esenciales, que un fan militante tiene que estar siempre con la guardia alta, las pop stars suelen salir por peteneras día si día también. La salud mental de los trabajadores de Hiroto a buen seguro que mejorará, sin contar lo mucho que a partir de ahora se aficionarán a la música.

Conociendo la inquietud de nuestra clase empresarial por la salud de sus empleados, no es descabellado pensar que pronto veremos por aquí medidas de este tipo, incluso implementando su uso. Dentro de unos años será normal tomarse una licencia para recuperarse del último disco de Bumbury, ayunar una semana para depurarse tras un concierto de Pitingo, o disfrutar de todo un año sabático y asimilar lo de Alex Ubago con la Filarmónica de Tokio. Suponemos que cuando Melendi deje el negocio no hará falta pedir días ya que se declarará fiesta nacional. Mientras tanto, nuestro sistema de licencias no va más allá de un día por mudanza, y la música la pones tú.