jueves, 7 de abril de 2011

Cocinando con salero

Canibalismo
En busca del rinoceronte perdido por Ventura

A los aventureros de raza se les reconoce porque tienen que bregar con dos o tres situaciones como ésta por semana. No como otros, que no se bajan de la hamaca sino para ir a comprar tabaco.

8 comentarios:

PiroMiguel dijo...

Eso pasa en este país donde el "sillónball" es el deporte por excelencia...

Y lo del tabaco no te creas, que algunos mandan a sus hijos a por ello...

chafardero dijo...

@ PiroMiguel:
Bien hecho, no sea que te quiten la hamaca, que hay mucho desaprensivo suelto

Rick dijo...

Ya veo que le cae mal Corto Maltés; por lo de la hamaca, digo. Y qué mala leche tenían los negritos de la época, siempre pensando en comerse a los blanquitos.

chafardero dijo...

@ Rick:
De Corto me cae mal lo pasmao que es, a pesar de lo bien que compone la figura, sobre todo en la hamaca.

noveldaytantos dijo...

Dietistas internacionales han aconsejado no echarle sal a los humanos. Por eso del colesterol y tal. De todos modos, en el Manual del Buen Caníbal se explican muy bien estas cosas.

chafardero dijo...

@ Noveldaytantos:
en este caso creo que está justificado, pues tras un intenso estudio de la situación, he llegado a la conclusión de que están cocinando explorador al ajoarriero, en el que el punto de sal es importante.

Luis Cóngrio dijo...

Tardé un buen rato en saber qué era esa gran lupa de mango negro, de la que partía ese grueso haz de luz hasta el fuego, probablemente provocado por la lupa; y es que no sabía que los negritos usaban ollas Magefesa.
Muy buena la percusión.

chafardero dijo...

Los congitos, de toda la vida, han usado Magefesa, que la alta cocina no está reñida con la alta tecnología