jueves, 27 de mayo de 2010

Calientacoños en acción



Aquel latiguillo de vaya vida más perra lleva tiempo en desuso. Igual queda algún desgraciado chucho en alguna aldea perdida muerto de hambre y rascándose las pulgas, o galgo ahorcado por su querido dueño por no cobrar las presas con diligencia. Pero lo normal en este perro mundo es que los canes estén a cuerpo de rey. Y tanto que ya hay humanos que empezamos a envidiar su suerte. Si no díganme cuanta gente conocen que puedan presumir de encontrarse en situaciones como la presente, en el regazo de una belleza mientras olisquea el culo de la vecina. Algunos por mucho menos vendieron su alma al diablo.

4 comentarios:

Madriles dijo...

Nas si es guarra la tía que se cree que es el pive el que le está metiendo mano, y mira cómo se deja. El que es pánfilo es el pive, que entoavía no saenterao que esta tía pasado el primer cuarto hora ya se le pue meter mano. Y otros aquí sin mojar ni tocar ni oler siquiera como el chucho. Estos pives habría que exterminarlos: ni comen ni dejan comer.

noveldaytantos dijo...

¿No habíamos quedado en que el perro es el mejor amigo del hombre?. Parece ser que de la mujer también...

chafardero dijo...

@ Madriles:
Al final, creo que acabaron los tres montando una orgía en el water.

chafardero dijo...

@ Noveldaytantos:
Mucho tenemos todavía los hombres que aprender de los perros.