viernes, 15 de febrero de 2008

Viajes en el tiempo


Vayan reservando su billete, hagan su equipaje, que nos vamos a viajar en el tiempo, a partir de mayo en su agencia de viajes. No es broma, a partir de esa fecha se va a poner en funcionamiento un colisionador de hadrones en Ginebra. Se realizarán experimentos en los que se harán chocar entre sí a la velocidad de la luz partículas subatómicas. Según los científicos rusos Irina Aref'eva e Igor Volovich se liberarán energías que alterarían el tejido mismo del universo y crearían agujeros de gusano que conectarían con el futuro. Por ahora por estos agujeros no pasaría ni un electrón de canto, pero a la velocidad que van los acontecimientos, quien sabe, igual para mediados de junio o principios de julio ya podrían pasar pequeños grupos de turistas vip, y hacia final de año, no solo hacia el futuro, sino también se podría ir al pasado.

Sería el revulsivo perfecto para un negocio como el turístico, repetitivo y agotado. Pase un finde en Normandía, día D hora H, y disfrute de los placeres de un desembarco, a elegir entre nido de ametralladoras nazis o barcaza aliada. Imprescindible póliza de accidentes. ¿Quiere saber el color de la ropa interior de María Antonieta? ¿El radicalismo de Robespierre estaba causado por las hemorroides? Quince días en el París de la revolución francesa, con excursiones a la Bastilla y Versalles, asistencia en primera fila a las actuaciones de madame Guillotina. Turismo sexual en la España de los Austrias, el mayor surtido de amantes, mantenidas, barraganas y rameras en general de la historia. Olvídese del Caribe y venga al Madrid del siglo XVII y benefíciese abadesas, novicias, maritornes y damas de compañía a medio maravedí el polvo, y con un suplemento, noche loca con la favorita del rey. Imagine los constructores de las pirámides acosados por un enjambre de japoneses aguijoneándolos con sus flases, o encuentros en la cumbre, como Casanova y Manolo el del Bombo o Lopera y el Marqués de Sade. Y todo está a punto de suceder, solo hay que esperar a que el agujero de gusano se ensanche un poquito más.

2 comentarios:

Effie dijo...

Hum.

Yo pagaría por estar presente en la cumbre. Debe ser toda una experiencia cultural ver a esos señores juntos, mirándose con cara de escozor y preguntándose que reñós hacen allí.

Todo un postulado el suyo al decir Por ahora por estos agujeros no pasaría ni un electrón de canto.

Sí señor.

chafardero dijo...

Giacomo y Manolo escribiendo a cuatro manos libretos de óperas búfas de temática furbolera, para envidia de generaciones venideras sería digno de ver, si.