lunes, 9 de junio de 2014

Falete soltando lastre

Ha caído el último reducto de la belleza alternativa. Nuestro carnal Falete va a cortar por lo sano, el magro coplista se rinde a la tiranía de la moda y dejará de lado unos cincuenta kilos que le sobran para lucir la fina estampa que demanda la tiránica estética dominante. Las malas lenguas culpan a su actual pareja, el afamado compositor puertorriqueño Omar Dalí, de ponerle a pan y agua y obligarle a pasar por el quirófano, pero quizás su papichulo esté cansado de maniobrar en la cama entre tanto michelín.
La empresa de meter mano a Falete no está al alcance de cualquiera. Para un caso como éste se ha recurrido al mejor, nada menos que a Manuel Tafalla. En su historial cuenta con la gran proeza de haber reconstruido por segunda vez la nariz de Belén Esteban. Para redimensionar el body de Falete utilizará técnicas nunca antes vistas por aquí, como es la lipoescultura, importada directamente de Colombia. Esta vez sí que se le van a abrir las carnes a nuestra faraona, pues le  quitarán doce litros doce de grasa. Y su via crucis no acaba aquí, luego dieta espartana y ejercicio duro, nada de dar saltitos en la piscina. El lote incluye también unas sesiones de terapia para desengancharle de su adicción a las palmeras de chocolate y si hiciera falta, le graparían el estómago para reducir el saque que tiene.
Mucho nos tememos que tras este calvario no quede nada del gran Falete que todos admiramos. Sería triste verle luciendo un tipito de palo de escoba como la Leticia, solo una sombra de lo que fue bajo una bata de cola. Y confiemos en que la prodigiosa voz de este artista de una pieza no merme al perder gran parte de su caja de resonancia. Pero como su metamorfosis tenga éxito, no tardaremos en verle anunciando yogures desnatados y cereales ricos en fibra. La macarena nos libre de semejante visión. 

6 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Gordo, gay y folklórico. Falete es un blanco fácil para mediocres monologuistas televisivos de vuelo bajo. A mi personalmente me parece una persona respetable en un país de hienas y sanguijuelas.
Un saludo

U-topia dijo...

La verdad es que no sé quién es Falete. Un cantante por lo que te leo y leo al Doktor.

La dictadura de la estética es penosa, pero en este caso entiendo que es su pareja ¿no? Mal asunto!!

Rick dijo...

Sí, el problema al final va a ser la caja de resonancia. Creo que también pasa mucho entre los cantantes de ópera, pero en fin: quien bien te quiere te hará llorar.

chafardero dijo...

@ Dr Krapp
lo bueno es que él lo lleva todo con mucho garbo.

chafardero dijo...

@ U-topía
es una deducción mía, pero hasta que el bueno de Omar no apareció Falete no tenía idea de pasar por quirófano.

chafardero dijo...

@ Rick
sí, está por ver cómo quedará la voz de nuestro ídolo, que aunque no soy muy fan de la copla, es uno de sus principales interpretes