martes, 20 de mayo de 2008

Deportes de riesgo


Un hecho luctuoso vuelve a teñir de negro el mundo del deporte. No es la primera vez que un deportista paga con su vida la pasión y la afición que le lleva siempre un poco más allá. No es la primera vez que la desgracia se ceba con el deporte de base, con una estrella en ciernes, pero no por ello dejamos de tragar saliva y apretamos los dientes ante estos golpes del destino.

Y es que morir a los 29 años mientras te entrenabas con un amigo en el balcón de un hostal en Lamone-Cadempino (cantón Ticino, Suiza) en la difícil y exigente disciplina de lanzamiento de escupitajos es triste. Nuestro desgraciado deportista cogió demasiada carrerilla para lanzar su proyectil, con tan mala suerte que cayó balcón abajo, pagando su ímpetu con la vida.

Destacar la dedicación y entrega a su deporte preferido, que hasta en vacaciones entrenaba, incluso en lugares tan mal acondicionados, y su afán de superación. Nos deja una promesa en el inveterado deporte del lapo, alguien que con los años seguro hubiera estado a la altura de Samuel Eto’o o el Kun Agüero, en la élite mundial, reverenciados por la afición, que sigue con pasión todas sus secreciones salivares.

También queremos mandar desde aquí nuestro abrazo y solidaridad para con todos aquellos seguidores y practicantes de este arriesgado deporte, pues sabemos que a pesar de todas las dificultades ni les tiembla el labio ni desperdician ninguna oportunidad de ponerlo en práctica.

6 comentarios:

Effie dijo...

Brrruuuungarrrjjjjjjtuff!

¿Ve? Ni seis centímetros de desplazamiento.

Como se nota que lo mio es el ajedrez.

chafardero dijo...

¿Pero usted no era campeona provincial de parchís?
Aún así, todo juego que tenga por fin sacar a un rey de circulación merece todas nuestras consideraciones.

Effie dijo...

Campeona provincial de parchís y Gran Maestra del G3 en ajedrez.

También jugaba a las casitas, pero es que no me van los príncipes.

Que lastimita.

Akroon dijo...

Guardemos un minuto de silencio y pasemos el mocho.

Ahora sólo nos quedan las competiciones de ver quién mea más lejos, ver quién se cuesca más olorosamente y ver quién es el campeón del eructo.

La especie humana es lo mejor de la evolución.

El deporte depura el alma, y por lo que veo, también todo aquello que nuestro cuerpo no tiene que aprovechar.

Hay maneras estúpidas de morir, muchas... No conozco a nadie que haya muerto por practicar nobles deportes, pero en 2º de BUP tenía un compañero que sufrió un derrame en el ojo izquierdo causado por el gran esfuerzo que realizó al plantar un pino (ya me entiende).

El lanzamiento de lapo debería ser disciplina olímpica y deberían haber lanzadores federados.

Y no haga demasiado caso de lo que digo, que estoy últimamente con un nivel de estrés que creo que me está afectando a la psique.

:P

chafardero dijo...

Para Effie:
Usted sí que da juego!!!

chafardero dijo...

Para Akroon:
No dé ideas por favor, no dé ideas, que rápido le toman la palabra y lo convierten en disciplina olímpica.
Y lo que le pasó al compañero suyo, se debía a que tenía las venas de mala calidad o a que iba muy estreñido?