lunes, 23 de octubre de 2017

Permisos perros



La sufrida institución familiar conoce hoy formaciones impensables hasta hace poco. El modelo de mujer, marido y sus churumbeles convive con otros en el que se añaden o eliminan distintos elementos como suegros, cuñados, cónyuges, hijos de anteriores relaciones, un señor de Murcia, etc. La protagonista del artículo es una familia monoparental, no la formada por un adulto y un mono sino por adulto y perro. Es el caso de la bibliotecaria italiana Anna y su setter Cucciola, que solo se tienen la una a la otra, de tal manera que cuando la pobre perra fue operada de cáncer de mama Anna pidió permiso retribuido por motivos familiares. Meses después volvió Cucciola a enfermar de tiroides, y su dueña pidió dos días por la operación. Ahí fue cuando descubrió que no le habían concedido el primer permiso, descontándoselo de sus vacaciones, alegando que el perro no es un familiar. Anna pidió auxilio a la Liga Antivivesección, que en Italia vela por los derechos de los animales. Al final, la universidad de la Sapienza donde trabaja Anna ha rectificado sabiamente, concediéndole los días.
El precedente creado dará mucho juego. En futuros convenios, en la sección de permisos y licencias, entre el de asuntos propios y el de acudir de jurado a un juicio se puede colar la licencia por asuntos caninos. Y quien habla de perros habla de los múltiples asuntos que abarca el mundo de las mascotas, desde acompañar al canario s su primera clase de canto, llevar el gato a la manicura u operar al hámster de fimosis. Y conociendo la picaresca italiana, seguro que ya están trabajando en ello para pedir un año sabático para acompañar a su tortuga a una terapia anti estrés o viajes pagados por el erario público a Brasil para que el pobre mono pueda conocer a sus primos. Pero todo sea por la estabilidad de la familia, base de nuestra sociedad.

4 comentarios:

Rick dijo...

Estamos de acuerdo en que la picaresca es un "arte" que puede alcanzar una gran sofisticación entre los humanos, sean latinos o no. Y desde luego el asunto de las mascotas puede ser una mina si se sabe usar bien. De todos modos también te digo una cosa: puestos a escaquearse, mejor si de paso se le hace bien a algo o alguien, sea bicho o no. Porque también es cierto que a día de hoy, en nuestra evolucionada y sapientísima sociedad occidental, hay cada vez más gente que no tiene ni perrito que le ladre.

Doctor Krapp dijo...

No me parece mal la idea, picarescas aparte. Las mascotas son importantes en la vida de la gente y cuando se mueren lo sientes de forma tremenda si te han acompañado durante muchos años. Ojalá fuéramos con los humanos no conocidos y eternos sufridores como con las mascotas.
Salud

chafardero JM dijo...

@ Rick:
Esa es la triste verdad, mucha soledad hay tras esta noticia. Aun así, prefiero la compañía humana

chafardero JM dijo...

@ Doctor Krapp:
Creo que la gente se refugia en las mascotas porque les gusta que otros seres dependan de ellos. La adhesión perruna no es amor sino necesidad, no nos equivoquemos.