miércoles, 30 de marzo de 2016

Broma diplomática

bromistas
Volviendo sobre el asunto del espionaje, en tiempos de la guerra fría la CIA y la KGB libraban una soterrada lucha para mangonear el mundo del que el común de los mortales poco sabíamos. A lo que parece, los defensores del mundo libre, que pasaban por ser los de la CIA, eran amigos de la tecnología, utilizando satélites espías que fotografiaban hasta las caries del camarada conserje del presídium del soviet supremo, o instalaban micrófonos en los dobladillos del pantalón del agregado cultural de la embajada búlgara. Los del KGB trabajaban más el rollo psicológico, comiéndole el tarro al científico de turno, minando la moral de algún pequeño burgués para que trabajara por la causa del proletariado, o haciendo férreos marcajes a todo el que intentara atacar el paraíso socialista.

Ahora que las guerras han pasados de frías a templadas los métodos en esencia siguen siendo parecidos, pero con alardes tecnológicos. El FBI se dedica a destripar iphones de terroristas o a pilotar drones en busca de yihadistas que poner en órbita. Los herederos del KGB siguen con sus guerras psicológicas, pero con más desparpajo. Por lo que se cuenta, los servicios secretos rusos facilitan los números de teléfono a Vovan y Lexus, dos gamberros dedicados a las bromas telefónicas, para que metan caña a los enemigos de Putin. Aprovechando el rifi rafe de Crimea empezaron llamando a las autoridades ucranianas, y se han venido arriba. Hace poco contactaron con el presidente turco Erdogan haciéndose pasar por su homónimo ucraniano Poroshenko, tirándole de la lengua para que despotricara contra la arrogante Rusia. En otro de sus lances llamaron a Elton John, que creyó hablar con el mismísimo Putin, que le ofrecía audiencia para tratar cualquier asunto que el artista truchón tuviera a bien exponerle al mandamás de todas las Rusias. Sir Elton se felicitaba de la sensibilidad de la administración rusa para con ciertas minorías hasta que se enteró de que se la habían metido doblada. Se sospecha que la próxima trastada de este par de dos será llamar a Belén Esteban haciéndose pasar por Toño Sanchís, que le propondrá a nuestra aguerrida primera dama ir a Raqa a promocionar una empresa de churros congelados con los que los yihadistas abandonarán las armas por los placeres de la buena mesa.

Convendrán que en esto del espionaje pop los rusos van ganando por goleada a los estreñidos yanquis, pero con la llegada a la casa blanca de Donald Trump puede que se recupere el equilibrio.

6 comentarios:

U-topia dijo...

Está claro que solo Donald Trump puede igualar a la panda de Putin y ponernos los pelos de punta a los que les vemos y escuchamos.
Las bromas están de moda, aquí en Cataluña hicieron una bromita a Rajoy poniéndole al habla con un falso Puigdemont, que la verdad también da para muchos chistes.

Rick dijo...

Eso es lo que pasa por atender llamadas de números desconocidos. Lo que está claro es que los supuestos "cómicos" ya no saben qué inventar; y supongo que será cuestión de gustos, pero a mí no me hacen ninguna gracia este tipo de bromas. Bueno, en general no hay humoristas actuales que me hagan gracia: los últimos fueron Cansado y Faemino.

chafardero JM dijo...

@ U-Topia:
Buena pareja forman Rajoy y Puigdemont, no estaría mal que montaran una gira por las principales ciudades con sus dialogos de besugos.

chafardero JM dijo...

@ Rick:
al menos estos hacen bromas a políticos y gente pública, que les va en el sueldo. Peor me parece cuando llaman a uno cualquiera y le meten una trola que lo dejan acojonadito.

Krapp dijo...

No te olvides del Mossad que también eran y son mucha tela aunque sus métodos suelen ser más expeditivos.
La cosa antigua de la llamada Guerra Fría, un eufemismo, es parecido a lo que retrata El Puente de los Espías y las novelas de John Le Carre. Había más de cuestión crematística y de obligaciones funcionariales que de adscripción ideológica, salvo en el caso de alguno de tus queridos y excéntricos aristócratas ingleses estudiados en Eton y Oxford.
Respecto al tema ruso actual, es cierto que hay mucho broncas que se han liado a hacerle el juego al amigo ruso tanto a través de esas travesuras y otros realcionadas con hackers y demás parafernalias cibernéticas.

chafardero JM dijo...

@ Krapp:
pues se da la casualidad de que el ínclito sir Watkyn, en otra historia en la que pulula como personaje secundario, se dedica a espiar para Su Graciosa Majestad. Eso sí, sin bromas teléfonicas.