lunes, 19 de noviembre de 2012

Brillar y brillar




Según los astrofísicos, esos sesudos señores que están todo el día con la cabeza mas allá de la luna haciendo censos de los cuerpos celestes, todas las estrellas que han sido o serán están ya colgadas en el cielo. Lo dice uno de esos herméticos estudios que al común de los mortales nos resultan tan misteriosos como las trompetas del apocalipsis: el 95% de las estrellas que tienen que nacer en el universo ya están en su lugar, brillando estremecidas en medio del vacío estelar.


Es una noticia muy importante porque de ahora en adelante cuando se queden embobados mirando una noche estrellada piensen que ésta es toda la cera que arde, que nunca verán tantas luminarias como ahora ven. Nuestro universo  está en su máximo esplendor en cuanto a luz y calor, y que en el porvenir  su brillo irá menguando lenta e inexorablemente hasta que un lejano día el frío interestelar lo domine todo. No se me alteren que todavía quedan unos cuantos eones para que el olvido se lo lleve todo por delante. Tenemos tiempo para perderlo en nuestras pequeñas querellas, en fiarlo todo a dioses decrépitos o a banderas de colorines. Mientras tanto, algunos seguiremos contando estrellas.

2 comentarios:

Rick dijo...

A mí me resulta inaprensible ese tipo de seguridades que tienen los científicos: esa estrella nació hace equis millones de años, aquella otra galaxia se está apagando, el universo tiene y millones de años porque lo decimos nosotros...
Me gustaría saber con qué tipo de relojes cuentan esos eones. Porque lo curioso es que cada poco tiempo cambian la fecha de nacimiento del universo. Al final no van a ser mucho más exactos que los mayas con su calendario: pura mitología. Eso sí, científica.

chafardero dijo...

@ Rick
desde luego que la ciencia se ha convertido en la nueva mitología. Los antiguos mitos llenaban la creación de poesía, hoy de crudas cifras y datos. Es lo que hemos perdido.