lunes, 7 de noviembre de 2011

Superman atisba el fin

Ya se sabe que de tanto amagar que viene el lobo, acaba asomando el hocico. Lo mismo ocurre con el fin del mundo, que llega un día en el que al final ocurre una desgracia. Según los últimos cálculos exotéricos de posibilidades, el próximo 11-11-11 es una fecha propicia para un cataclismo. No sabemos qué tendrá ésta que no tenga el 12-12-12, perfecta para el mundo adocenado que padecemos, o el 13-13-13, cifra gafe por excelencia, tanto que por ahora ni se contempla en el calendario.
El caso es que si no fuera por la fotografía que acompaña el artículo este nuevo anuncio de Apocalipsis nos habría traído al fresco. Pero el ver al todopoderoso Superman, o Clark Kent, ciertamente desmejorado, rezando en la iglesia nos dice que la cosa está muy mal.
Signos del fin se ven casi a diario: un negro en la casa blanca, un notario a punto de entrar en la Moncloa, los griegos que no pagan y el Real Madrid que sigue de líder. No podían ir peor las cosas. Tal desaguisado no hay superhéroe que lo arregle, por mucho power que tenga. Aunque la verdad es que siempre se han dedicado a los malos de opereta. Nunca han podido nada contra la verdadera maldad, aquella que anida en los consejos de administración y en los despachos gubernamentales.
Pero ver al bueno de Superman rezando es para echarse a temblar. Si hay alguien que sabe de mundos terminales es él, que tuvo que salir por patas de Kripton. Pero acabar en este planeta pachangero es salir del fuego para caer en las brasas. Media vida batiéndose el cobre con Luthor, Brainiac, Bizarro y compañía para acabar en la iglesia de la esquina pidiendo sopitas.
Aunque igual todo esto no sea más que otra maniobra publicitaria de DC, que en el enésimo reboteo de su universo, quizás quiera atraerse a los lectores católicos, frikis donde los haya. Porque estarán de acuerdo que se necesita muchas más dosis de credulidad para leerse las batallitas de la Biblia que cualquier crossover de superhéroes, donde salvan en el último instante el conjunto de todas las realidades con un simple cambio de traje. En fin, que el día once saldremos de dudas.

4 comentarios:

Un paseante dijo...

Yo creo que algo tiene que ver la kriptonita en este deterioro del héroe: seguro que los malos se lo han echado en la sopa.
Y claro, seguro también que los malos trabajan para el FMI.

Luis Cóngrio dijo...

"Nunca han podido nada contra la verdadera maldad, aquella que anida en los consejos de administración y en los despachos gubernamentales."

Mucho comunista y anarquista es lo que hay. No se valoran nuestros abnegados esfuerzos. A mí, mismamente, apenas me remuneran con un par de cientos de miles por asistir a una aburrida reunión en el consejo de dirección de... donde... sí, hombre, allí... en lo de Pototo y Borja Mary; tú sabes.

chafardero dijo...

@ Paseante:
Puede ser. Otra teoría apunta a que Superman está encomendándose a todos los santos antes de ir a pedir un crédito para arreglar las goteras de la fortaleza de la soledad.

chafardero dijo...

@ Luis Congrio:
Cuanta razón tiene. Gente como usted es la que hace que el mundo sea un lugar mejor (para ustedes que se dan la vida padre)