lunes, 29 de septiembre de 2014

Los antinobel

Las ciencias avanzan que es una barbaridad. Tanto, que a veces no puedes reprimir una carcajada vistas las peregrinas direcciones que toman. El Instituto de Estudios Improbables tiene debilidad por las investigaciones que aparte de ampliar nuestro conocimiento del mundo nos alegran el día. Cada año dan los premios Ig, popularmente llamados antinobel, a los trabajos más chuscos y estrafalarios que se puedan imaginar. Este ha sido un buen año, si no compruébenlo ustedes mismos. 
En física, el elegido ha sido un resbaladizo estudio que mide la fricción entre un zapato y una piel de plátano, y entre el plátano y el suelo, cuando una persona pisa una piel de plátano en el suelo. Hay que andar con pies de plomo con este trabajo, a la espera de que sus resultados estén suficientemente contrastados con pruebas empíricas. 
En neurociencia el afortunado ganador es un equipo chino que ha intentado entender qué pasa en el cerebro de las personas que creen ver el rostro de Jesús en una tostada. No sabíamos que existía un colectivo tan amplio con semejante patología. Aunque es un tema con mucha miga, todo apunta a una sugestión tras la lectura del famoso pasaje de la multiplicación de los panes y los peces.   
En psicología han elegido un trabajo que define a la gente que trasnocha como mucho más narcisista, manipuladora y psicópata que las personas que madrugan. Además, no votan en las elecciones municipales, tiran el vidrio en los contenedores del plástico y cuando llegan los anuncios cambian de canal. 
El de salud pública es para los que estudiaron si es peligroso para la salud mental de las personas tener gato. La conclusión es que solo si tienes más de una docena puede afectar a tu cordura. 
En la rama de biología ha merecido galardón la brillante investigación que descubre que los perros cuando orinan o defecan alinean el eje de su cuerpo con las líneas norte sur del campo magnético terrestre. Trabajo perdido, que cualquier hijo de vecino sabe que mear en dirección norte sur da mucho más gustirrinín. 
En arte se premia el originalísimo experimento en el que se compara el dolor que siente la gente cuando ve un cuadro feo con el que siente cuando ve un cuadro bonito y le disparan con un láser en una mano. Dada la gran repercusión de la prueba, están preparando una variante consistente en atizarle con un ladrillo en la entrepierna mientras contemplan Saturno devorando a sus hijos, pero no encuentran voluntarios. 
El premio de economía se lo lleva el instituto de estadística de Italia, que ha aumentado el volumen de la economía italiana a base de incluir la prostitución, el tráfico de drogas y otras actividades ilícitas. Para ser justos, el premio debería ser otorgado ex aequo junto con Montoro, que  acabará contabilizando para el PIB hasta los billetes del monopoli. 
En medicina se premia un avance excepcional. Unos investigadores han tratado los sangrados incontrolables de nariz a base de rellenar las fosas nasales de cerdo curado. En una siguiente fase están valorando la posibilidad de utilizar como antiagregante plaquetario las morcillas de Burgos. Que tiemble la Bayer. 
Ciencia ártica, disciplina desconocida hasta ahora pero que entra en el olimpo bizarro con un estudio exhaustivo sobre la reacción de los renos al ver seres humanos disfrazados de osos polares. “Ya están estos cansinos haciendo el bobo” era la opinión generalizada entre estos rumiantes. 
Dejamos para el final la investigación que más nos ha impactado y con más proyección de futuro. El antinobel de nutrición es para un estudio titulado “Caracterización de bacterias de ácido láctico aisladas de heces infantiles como potenciales cultivos pro bióticos de arranque para salchichas fermentadas” El gremio de chacineros va a contratar a este equipo de investigadores sin dilación, pues la posibilidad de aislar bacterias de ácido láctico de las heces infantiles era el espaldarazo definitivo que necesitaba este sector. 

lunes, 22 de septiembre de 2014

Ni regalado

Parece que Bono y sus mariachis han perpetrado un nuevo disco. No tenemos ni el tiempo ni la paciencia para escuchar Songs of Innocence, pero poco arriesgamos al suponer que será otro truño marca de la casa. Los de U2 se han especializado en ese extraño y lucrativo género que es el rock de estadio, música megalómana para pijos con inquietudes. Y si hay una marca pija e inquieta, esa es Appel. En la presentación de sus últimos iphones, Bono y sus muchachos tocaron un temita y anunciaron urbi et orbe que iban a regalar su flamante nueva obra a los quinientos millones de usuarios de la manzanita.
Pensarán que la legendaria filantropía de Bono fue la que le llevó a tan magnánimo gesto, pero parece que el suculento cheque que le pusieron en los morros fue más convincente todavía. Además, si las ventas de discos caen en picado, las de U2 bajan más rápidas todavía, así que con el regalito seguro que han hecho un buen negocio.
Lo gracioso del asunto es que muchos usuarios de itunes se han quejado cuando han visto en su colección de música el susodicho disco, que ni habían pedido ni falta que les hacía. Los de Appel se lo han endosado a toda su distinguida clientela sin preguntárselo. Hasta tal punto ha llegado la cosa que han tenido que sacar de prisa y corriendo una aplicación con la que borrar el disco intruso, pues parece que mucha gente no lo quiere ni regalado. Lo que podía haber sido una ingeniosa campaña promocional ha terminado como un caso de spam. Y ya se sabe, con la música no deseada, a la basura con ella.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Coleccionable: Piedras


Si hay un elemento que define cualquier paisaje, que lo mismo sirve de cimiento que como elemento constructivo, inmune al paso del tiempo y a los elementos, ésta es la piedra. Cantos rodados, majestuosos sillares, cortantes lajas, toscos pedruscos, virtuosos capiteles, chinas en el zapato, peñascales de las águilas caudales, paredes pintadas al fondo de las cuevas, hoscos pedregales dominan allí donde miremos.
Gracias a la nueva colección que hoy presentamos no van a tener que andar arrancando piedras por esos mundos de dios, con el riesgo de pagar por el exceso de equipaje. La editorial Petrum Oleum se enorgullece de presentar su coleccionable Piedras, un estudiado conjunto de rocas seleccionadas entre los lugares más emblemáticos de los cinco continentes. Con esta exclusiva obra usted podrá exhibir en su salón un trocito del Parthenon, una piedra rosa de Petra, una genuina baldosa de Bilbao o un guijarro del camino de Santiago recogido en las afueras de Castrojeriz, entre otras piezas de incalculable valor histórico y científico. Todas ellas numeradas y con su correspondiente certificado de autenticidad, más un detallado estudio geológico.
Con la primera entrega, además de regalarle una útil piedra pómez, ideal para callos y durezas, entrará en el formidable sorteo de un fin de semana con todos los gastos pagados al desierto del Gobi para que pueda elegir el pedrusco que más le guste. No deje pasar esta oportunidad única.

lunes, 30 de junio de 2014

Vacaciones siderales



Un año más nos obligan a tomarnos un descanso estival para no aburrir a nuestros lectores cuando más aprietan los calores. Quemados de la playa, hastiados del monte, enemigos de retiros espirituales y refractarios a la contemplación de pedruscos milenarios, dimos por casualidad con la agencia de viajes La Estrella Renqueante, pionera en esto del turismo sideral. 
Por un módico precio hemos sacado pasaje en el crucero espacial Nostromo rumbo a una estrella sita por los alrededores de Alfa Centauro, según se llega a la izquierda. Nuestro objetivo es un planetoide llamado 100-P2, destino de moda entre todo viajero que presuma de estar en la onda. Allí la diversión está asegurada, con quince amaneceres con sus puestas de sol cada veinticuatro horas, mares de lava virgen, cataratas de magnesio, además de diarias lluvias de meteoritos. 
La vanguardia artística de media galaxia se da cita en 100-P2. Las greguerías a base de vidrio soplado  en el vacío cuántico o la creación de trampantojos con  pistones de motores de iones reciclados son las tendencias a seguir esta temporada. Las más prestigiosas inteligencias artificiales han confirmado su asistencia a seminarios, simposios, cónclaves y cenáculos de todo tipo en los que se debatirá la viabilidad de  los cerebros basados en el carbono. Como representantes de ese tipo de inteligencia esperamos estar a la altura de las circunstancias, aunque nuestra principal preocupación es la de tomar baños de rayos ultravioletas para atajar nuestra dermatitis y hacer uso de la famosa piedra pómez del lugar para deshacernos de callos y durezas. Para que se hagan una idea del ambiente que se respira por allí les ofrecemos el último vídeo de Los Pilotos. 
Por lo tanto, deseamos unas felices vacaciones a todos nuestros lectores. Gracias por estar ahí. Hasta setiembre. 

lunes, 23 de junio de 2014

Game over

Una de las galaxias en expansión del universo friki es la de los fans de los videojuegos, o gamers, que en inglés suena más molón. Pulgares afilados y ojos como platos son sus señas de identidad, pero a la hora de ponerse ante la pantalla hay gustos y juegos para todos. Unos echan una partidita en el móvil con los pajarracos cabreados de Angry Birds mientras hacen la cola en la caja de Carrefour y poco más. Los profesionales se hacen con la última consola o  un ordenador con una tarjeta gráfica que vomita imágenes de realidades paralelas donde ir de masacre en masacre como en Call of Duty y otros de tal pelaje. Y después están los que les tira  la retro tecnología, que se han quedado anclados en alguna fecha del pasado cercano. Son los amantes de los Arcade, los primitivos videojuegos que llenaban bares y salas recreativas en los ochenta y noventa y que tantas monedas de cinco duros se tragaron. 
Reader Player One es una novela de Ernest Cline que homenajea a los juegos de los ochenta y a la cultura popular de la época. En un futuro decadente e infecto la gente huye de la cruda realidad escondiéndose en un mundo virtual en el que pueden desarrollar potencialidades impensables en las caravanas apiladas en las que sobreviven. El inventor y dueño de ese mundo alternativo al morir propone un juego cuyo premio será el hacerse con  su creación. La gran prueba requiere un profundo conocimiento de los videojuegos antiguos. Una historia para pasar el rato, bastante mal escrita, como es propio del género, y fácil de olvidar. Pero hay lectores a los que le ha cambiado la vida, como al neoyorquino Chris Kooluris, que desde la leyó decidió convertir su departamento en una sala de juegos, con máquinas de Pac-man, Donkey Kong, Street Fighter II y demás. El antojo le salió por veinte seis mil dólares, entre la compra de las consolas y la decoración del piso. Lástima que su novia no estuviera de acuerdo con el revival ochentero y le dejara plantado con sus comecocos y su tetris. 
Chris se consuela quedando con sus colegas para echar unas partiditas. Aunque le gusta vivir entre pantallas de cuatro colores y sonidos de plástico, reconoce que a veces echa de menos a su churri. Podía intentarlo con alguna de las bizarras guerreras del Street Fighter, porque en ese ambiente poco más va a pillar. Y si no que  venda toda esa quincalla y se compre una Xbox, que ocupa menos y no espanta a las chicas.

lunes, 16 de junio de 2014

Froilán I

La abdicación de nuestro querido monarca don Juan Carlos I es un hecho histórico que nos coloca ante una nueva era. Por grandes y gloriosos que hayan sido los años de su reinado, el tiempo pasa por igual para todos, sean reyes o  villanos, y es llegada la hora de ceder el real testigo. Pero la amplitud de miras y el sentido de estado que se encierran en el acto de la abdicación y la próxima exaltación al trono de Felipe no puede empañar el hecho de que el sucesor no es la mejor opción para asegurar la perpetuación de la monarquía. 
A nadie se le escapa que el futuro Felipe VI es un pan sin sal con el mismo carisma que un cenicero. Tipo envarado y mortecino,  levanta olas de bostezos. Además, se ha pasado por el arco de triunfo la norma según la cual la nobleza solo utilizará a las hembras del pueblo llano para folgar con ellas y no para desposarlas. La plebeya arribista a la que se ha arrimado es una carga de profundidad para la institución monárquica. Forman una pareja aséptica y carente de empatía, ajena al pálpito de la calle, y bañada en el decadente glamour del desleído papel couché 
Por todo ello consideramos que Felipe y Leticia hundirían la corona en seis meses. Ante esta coyuntura proponemos para regentar la jefatura del estado a Froilán, hijo mayor de la hija mayor del rey, que encarna a la perfección los valores tradicionales de su familia y su país. 
Como gran parte de los españoles en edad escolar, Froilán es víctima de la errática política educativa que padecemos. Su fracaso escolar estrechará lazos con gran parte de sus súbditos que están en parecida situación. Su desparpajo natural resultará de gran ayuda para camelar jeques o al sátrapa de turno, pegar pelotazos y firmar multimillonarios contratos sobre la espalda de lumis de lujo. Su gatillo fácil es ideal para cacerías y desfiles, y para poner firme a cualquier vasallo díscolo. Su trabajo de relaciones públicas en el Joy Eslava le pone en contacto con la inteligentzia del país, los sectores rectores del futuro. No descartamos que se produzca un acercamiento a figuras de la cultura del calibre de Paquirrín. 
Verán que a pesar de su juventud su acrisolado bagaje vital le convierten en digno heredero al trono. Y no dudamos que conforme avance su reinado irá adquiriendo las prendas que adornaron a sus ilustres predecesores. Seguro que con el tiempo llegará a ser un calzonazos como Carlos IV, hacerse tan indeseable como Fernando VII, pasarse por la piedra a medio gobierno tal que Isabel II, ser un tísico melífluo a la manera de Alfonso XII, usar el país como si de su cortijo se tratara igual que Alfonso XIII, o andar de cama en cama como su bisabuelo y su abuelo. 
Con estas mimbres seremos consecuentes con la tradición y pondremos el estado en manos de aquel que en verdad sintoniza con los anhelos de su pueblo. Con Froilán I  España se convertirá por fin en una monarquía bananera, la mejor forma de estado para un país como éste.

lunes, 9 de junio de 2014

Falete soltando lastre

Ha caído el último reducto de la belleza alternativa. Nuestro carnal Falete va a cortar por lo sano, el magro coplista se rinde a la tiranía de la moda y dejará de lado unos cincuenta kilos que le sobran para lucir la fina estampa que demanda la tiránica estética dominante. Las malas lenguas culpan a su actual pareja, el afamado compositor puertorriqueño Omar Dalí, de ponerle a pan y agua y obligarle a pasar por el quirófano, pero quizás su papichulo esté cansado de maniobrar en la cama entre tanto michelín.
La empresa de meter mano a Falete no está al alcance de cualquiera. Para un caso como éste se ha recurrido al mejor, nada menos que a Manuel Tafalla. En su historial cuenta con la gran proeza de haber reconstruido por segunda vez la nariz de Belén Esteban. Para redimensionar el body de Falete utilizará técnicas nunca antes vistas por aquí, como es la lipoescultura, importada directamente de Colombia. Esta vez sí que se le van a abrir las carnes a nuestra faraona, pues le  quitarán doce litros doce de grasa. Y su via crucis no acaba aquí, luego dieta espartana y ejercicio duro, nada de dar saltitos en la piscina. El lote incluye también unas sesiones de terapia para desengancharle de su adicción a las palmeras de chocolate y si hiciera falta, le graparían el estómago para reducir el saque que tiene.
Mucho nos tememos que tras este calvario no quede nada del gran Falete que todos admiramos. Sería triste verle luciendo un tipito de palo de escoba como la Leticia, solo una sombra de lo que fue bajo una bata de cola. Y confiemos en que la prodigiosa voz de este artista de una pieza no merme al perder gran parte de su caja de resonancia. Pero como su metamorfosis tenga éxito, no tardaremos en verle anunciando yogures desnatados y cereales ricos en fibra. La macarena nos libre de semejante visión.