lunes, 12 de febrero de 2018

Pavo Real, Pavo Real



Que la gente está muy mal no es ninguna novedad, pero además los hay que están fatal. Tanto, que ya no hay recurso humano que les avíe y echan mano de animales. Hasta ahora existían mascotas utilizadas como apoyo emocional para personas con discapacidades, más o menos el perro lazarillo de toda la vida. Pero en la desquiciada sociedad que nos ha caído en suerte se necesitan animales para toda suerte de situaciones que algunos humanos no son capaces de manejar. Hace poco United Airlines prohibió subir al avión a una pasajera que llevaba al hombro un pavo real. No sabemos si el pajarraco le fue prescrito para superar la timidez o si pavonearse con él subiría su autoestima, pero para subirse al avión no le sirvió. Le recomendamos a la buena mujer que la próxima vez pruebe a embarcar con un buen altavoz del que salga a todo trapo Pavo Real de El Puma, clásico que abre cualquier puerta.
Otro caso parecido acabó en tragedia.   Esta vez la compañía Spirit Airlines le dijo a una viajera que no aceptaban roedores a bordo, y la pobre mujer no sabía qué hacer con su hámster, animal que colmaba lagunas vitales muy difíciles de satisfacer por otros medios. Al final optó por el camino del medio, echó al hámster por el retrete y tiró de la cadena, no sin gran dolor de corazón. Las secuelas psicológicas de semejante drama están por tasar, pero no es descabellado pensar en una demanda millonaria a la compañía que la empujó a semejante magnicidio. En casos como este, ni el mismísimo Puma puede hacer nada.
Como ven, el apoyo emocional animal es un problema de altos vuelos, pero aun podría ser peor. El transporte por excelencia de Arabia Saudí es el camello, hasta el punto de celebrar el concurso de Miss Camello, certamen en el que eligen el animal más bello de la península. Este año saltó el escándalo al saberse que a varios de los participantes les habían inyectado botox para realzar sus labios y narices, siendo eliminados sin contemplaciones. Sabido es que los seguidores de Alá tienen almas recias, pero en caso de que un beduino necesitara apoyo emocional echaría mano de su camello sin lugar a duda. Y como se decida a viajar con él puede haber más de un problema en el aeropuerto. Impagable la escena del camello y su dueño en clase business mientras suena Que un negro con una negra es como noche sin luna, chevere, chevere, pavo real, pavo real. Porque para apoyo emocional y lo que se tercie, el Puma se sobra.


lunes, 29 de enero de 2018

Orgasmo furioso

orgasmo furioso
Zizi y Peter Panpan Lauzier


La viñeta del divino Lauzier retrata el poco común orgasmo bipolar trifásico femenino. Es un orgasmo eléctrico, furioso, explosivo, que experimentan cierto tipo de mujeres de rompe y rasga. Su gozo las arrastra a un pozo interdimensional del que emergen uncidas de vieja sabiduría. Estas mujeres que se dejan llevar por el calor del momento y entran en erupción no son aconsejables para los folladores normales y corrientes, pues en el trance místico orgásmico su amante puede acabar como daño colateral, cuando no quedar con la cola al aire. La exposición a este tipo de orgasmos femeninos puede reportar secuelas irreversibles, por lo que conviene saber con quién te acuestas ante el riesgo de que no te vuelvas a levantar.

lunes, 22 de enero de 2018

Orgasmo encañonado

orgasmo encañonado
Authority Glenn Fabry

Que un comando del IRA apunte a tu puñetero culo cuando estás en pleno fincamiento es uno de tantos motivos para que un orgasmo acabe en coitus interruptus. Ya se sabe que a los terroristas les gusta dar por culo, pero todo tiene su límite. Según la convención de Ginebra ningún soldado con los pantalones bajados y el arma cargada debería ser molestado, pero como tantas veces a nuestro hombre le salió el tiro por la culata. Con el trabajo que le llevó camelarse a la churri para acabar chamuscado. Solo deseamos que nuestros lectores no se vean en una parecida, que no es plan gastarse en ansiolíticos lo que ahorraron en condones. 

lunes, 15 de enero de 2018

La fofa legión

El glorioso ejército español, perfecta cristalización de las virtudes patrias, tiene como punto de lanza a la invicta legión, fuerza de choque cuya sola mención levanta pavor entre nuestros enemigos y admiración entre amigos y parientes. Pero corren malos tiempos para el caballero legionario. Tantos años en paz, sin un mísero enemigo al que echar el guante, les ha pasado factura, tanto que se están poniendo fondones y el mando ha decidido ponerlos a dieta.
Ni que decir tiene que es una mala noticia para todos nosotros. Hace siglos que el ejercito dejó de ganar batallas fuera de sus fronteras, por lo que se han dedicado al más tranquilo trabajo de acallar al enemigo interior, y justo ahora que la sacrosanta unidad de la patria vuelve a estar en peligro resulta que están torpes para maniobrar. Salen desafectos hasta de debajo de las piedras y las lorzas les impiden verlos. Menos mal que nuestros múltiples enemigos difícilmente se pondrán de acuerdo para atacar al alimón mientras la legión está en la operación bikini.
Nueve de cada diez dietistas consultados por Repámpanos recomienda acciones de guerrilla urbana, desembarcos a cara de perro o marchas de sol a sol por los Monegros para quitarles barriguita a nuestros chicos, que de novios de la muerte han pasado a amigos del bocata de calamares. No nos explicamos como gente de orden puede tener una alimentación tan desordenada. Confiamos en su contrastado patriotismo en estos momentos tan delicados para la nación y en que sus mandos naturales los metan en cintura. Para ello nada mejor que seguir el ejemplo de su mascota, que parece ser la única  frugal del cuartel.

lunes, 8 de enero de 2018

La nueva reina del pop




Nada mejor para empezar el año que un buen cañonazo directo a la línea de flotación de la música basura. Hay un ruido de fondo, monos en portada elegidos por aclamación. Haremos reina del pop a la rubia que nos apunta con el secador. Queremos cantar y bailar su nueva canción… o mejor la de Luís Brea.




lunes, 18 de diciembre de 2017

Putin calendario

ad kalendas putin


No hay nada más triste que ver correr el tiempo, por eso la gente intenta suavizar su pérdida a base de los más variados temas y motivos que adornan los calendarios, género que año a año se reinventa. Solo en la memoria de algunos quedan aquellos almanaques que eran como estampitas gigantes, con una inmaculada concepción rodeada de angelotes de Murillo o un Abrahán a punto de degollar a su hijo que tanto reconfortaba a los meapilas. También estaban los utilizados como regalo corporativo, tal que Sanitarios Peláez servicio a domicilio o Reaseguros El Deceso Feliz, que daban impronta y enjundia en las cocinas de nuestras madres. Un subgénero en sí mismo eran los calendarios de la caja de ahorros, por los que los jubilados hacían colas kilométricas y que te descubrían los más pintorescos rincones de la provincia. Los de chicas en pelota picada para alegría de profesionales del camión y otros sectores productivos eran muy cotizados, que en su contemplación parecía que el tiempo se detuviera. Hoy se pueden ver también los de bomberos buenorros por una buena causa o los de amas de casa del montón que se quitan el sostén para sostener a su prole.
Como en otras ocasiones, en este sector los rusos nos llevan mucha distancia, como demuestra la noticia de que el calendario de Putin para el 2018 ya se ha agotado. El mandamás de todas la Rusias ha dejado por un rato de meter mano al procés o de marear a los yanquis y ha regalado a sus fans y votantes un calendario en el que aparece ora bucólico, ora belicoso, navideño, ecologista o lo que se tercie. Lleva varios años saliendo en almanaques con gran éxito de público, no sabemos si femenino solo o si algún macho patriota ruso también enmarca la foto del salvador de Rusia entre botellas de vodka.
Confiamos que esta moda no contagie a nuestros políticos, que con lo que les gusta presidir eventos, aunque sea el encabezamiento del mes de febrero, pueden ser la pesadilla después de navidad. Imaginen por un momento un almanaque a base de los más granado del ganado político. Una foto de Rajoy madurito pero resultón, fumándose un puro mientras recorre alguna corredoira al trote cochinero. Pablo Iglesias y su clasicismo progre quedarían bien enmarcados en una feria medieval, en un puesto vendiendo piedras con frases de autoayuda. Albert Rivera y su sexapil constitucionalista estaría divino de la muerte en la sección de menaje de cocina del Corte Inglés promocionando sartenes. El guaperas populista de Pedro Sánchez daría el pego expendiendo buñuelos en alguna feria de barrio con el delantal lleno de lamparones.
En fin, que con semejante calendario el tiempo se nos iba a pasar volando, solo por ir arrancando cuanto antes las páginas.