lunes, 12 de junio de 2017

De cómo Flequillo Flojo entróse donde no supo (V)

Flequillo
Cuando volvió en sí antojósele al descalabrado caballero que el mar en pleno le golpeaba de lleno, pero no era más que un cubo de agua que le echaron por ver de espabilarle. Viose rodeado de los carreteros, todos con cara de asombro, aunque alguno malamente contenía la risa. El yelmo freno puso al yunque, pero la cabeza de Tirso era terreno abonado para dolores grandes y pequeños, además de un ojo amoratado y el hombro agarrotado.
̶ ¡Dios os lo pague, valiente caballero!  ̶ decía el arriero que había pedido auxilio a Flequillo   ̶ por vuestra intercesión somos libres de ese cativo, maldito sea el vizcaíno y toda su recua. Mirad, mirad el milagro que habéis obrado. Al ver esa alma en pena que nada podía contra vuestra merced, el fementido se ha convertido en duro yunque, como el hierro de su tierra, para poder escapar de vuestra justa ira. ̶ Sus compañeros de jugarreta levantaban las manos al cielo dando gracias y se abrazaban unos a otros diciéndose que no veían el momento de ir por caminos y cañadas cantando los hechos gloriosos de los que habían sido testigos.
Aturullado por el golpe y el guirigay, Terco se dejó llevar en volandas hasta la silla de la corrala donde tenía su puesto de guardia. Los guasones seguían besándole las manos y dándole jocosos espaldarazos que hacían temblar la descacharrada armadura del hidalgo. Otros huéspedes salieron al oír el jaleo y mucho se folgaron con los hechos acaecidos. El ventero, que estaba en el secreto de la broma, sacó jarras para festejar la transustanciación del vizcaíno, que se hacía llamar Íñigo Handia y que ahora se andaría camino del infierno. Flequillo Flojo no tenía claro todos los cabos del extraño lance, pues había oído de alquimistas que convertían el plomo en oro, pero tragón en martillo pilón era rara metamorfosis. Verdad era que los vizcaínos eran cortos en palabras y largos en hechos, pero aquella largueza antojósele sobrevenida. Amoscose también con la socarronería de los carreteros, que en parte supuso fruto de su áspero oficio, pero por momentos estaba por pensar que le querían hacer comulgar con ruedas de molino.


6 comentarios:

U-topia dijo...

No aguanto a los graciosillos que están dispuestos siempre a reírse de los demás y a ridiculizarlos, así que hace bien Flequillo flojo en desconfiar.

Rick dijo...

Aún tuvo suerte nuestro héroe de que el parte de lesiones no fuese más extenso. Y bueno, por lo menos ahora podrá disfrutar de unos tragos gratis, a modo de anestesia. Pero desde luego no debería bajar la guardia, porque esos individuos son de temer.

Doctor Krapp dijo...

Paréceme a mí que el autor de esta versión corregida de El Quijote aprovecha la ocasión para zaherir con cierto morbo al ridículo caballero y darle una estocada humorística a los vizcaínos.

chafardero JM dijo...

@ U-Topia:
Por desgracia, esa gente abunda.

chafardero JM dijo...

@ Rick:
Tal como las gastaban en aquellos días, razón tienes que el parte de daños no fuera más extenso. Los valores caballerescos están en declive

chafardero JM dijo...

@ Doctor Krapp:
Como buen vizcaíno, hay que reírse de los compatriotas de otras épocas y dimensiones.