lunes, 24 de abril de 2017

Justicia pluscuamperfecta

balines dispara
Acabamos de ver a la lideresa pepera de Madrid, doña Espe, ante el juez excusándose con el manido ni lo sé ni lo conozco de nada para explicar lo que sabía y lo que no sobre el caso Gürtel. En el banquillo de los acusados todo vale para escurrir el bulto. Clásica la borbónica salida de yo nada vi, yo nada sé, qué hago yo aquí, váyase usted. Otros en semejante trance se muestran más imaginativos a la hora de echar balones fuera: que si fui abducido por telépatas de Raticulín  que me obnubilaron para robar el banco, que me echaron burundanga en el colacao y acabé robando bonito en escabeche en el super, o que unas voces dentro de mí me obligaron a mover esos fondos para mobiliario urbano a mi cuenta suiza.
El caso que nos ocupa es un poco más elegante que los arriba expuestos a la hora de exculpar. Un hombre ha sido condenado por un juzgado de Cartagena después de que un niño le pegara un perdigonazo a su hija. El interfecto, prima facie, amenazó a la víctima con la espeluznante expresión” te voy a reventar la cabeza” Aunque no llevó a efecto su amenaza, los familiares del pequeño rambo consideraron que podía estresar o incluso dejar trauma indeleble en su belicoso churumbel, por lo que denunciaron al agresor verbal, de tal manera que el padre de la víctima tiene que pagar noventa euros al del gatillo flojo, que no sabemos si los gastará en más perdigones a se pasará a los cartuchos.
El reo interpuso recurso alegando que la frase desencadenante de la querella fue pronunciada en pluscuamperfecto de subjuntivo, tal que “te hubiera reventado la cabeza”, que solo indica hipótesis o deseo, no como el indicativo, modo que se refiere a una acción real. La estrategia lingüística del penado no dio los frutos deseados, que el tribunal se reafirmó, tras recabar todos los indicios, en el uso del indicativo con intención de amedrentar al angelito armado con una pistola de balines.
Hábil el recurso, pero jugar con la conjugación no le eximió de la pena. Si le hubiera dado una pescueza al crío le habrían empapelado por crímenes contra la humanidad. El único consuelo que le queda al pobre hombre es renegar de la justicia en presente de indicativo, pero en su casa, no le vayan a oír.

8 comentarios:

Rick dijo...

Al final son tan buenos unos como los otros, los padres como los jueces. A veces da la impresión de que nuestro país funciona de milagro, y si no hay más apuñalamientos por las calles es por pura casualidad.

Vamos a tener que salir con guardaespaldas...

Doctor Krapp dijo...

Alimenta la impunidad de los niños y terminarán arrancándote los ojos usando tu propio mazo de impartir justicia.

U-topia dijo...

En todos los tribunales cuecen habas, está muy bien la sentencia, claro que sí, a ver que se ha creído el susodicho con ese lenguaje soez y encima sabiendo los tiempos verbales para escaquearse, nada, no cuela a la suprema inteligencia de los tribunales de este país...

chafardero JM dijo...

@ Rick:
El guardaspaldas armado con pistola de balines, que en caso de pleito salís de rositas.

chafardero JM dijo...

@ Doctor Krapp:
Descarnada manera de decirlo, pero es la verdad. Si de crío anda a tiros, qué hará de mayor.

chafardero JM dijo...

@ U-Topia:
Con lo peligrosa que es la violencia verbal, te vas a perder el tiempo con un perdigonazo en la barriga

Bubo dijo...

Siempre será mejor echarle la culpa a los videojuegos.

chafardero JM dijo...

@ Bubo:
o a los juegos de rol.