lunes, 16 de enero de 2017

Los Sobraos


A pesar de ser un género tan actual, reputados estudios musicológicos relacionan la rumba con los últimos especímenes del hombre de Neanderthal que buscaron refugio en la península ibérica, y que intentaban ahuyentar con este sonsonete machacón al pujante homo sapiens. Con el tiempo, los menos sapiens entre los homo adoptaron el género hasta convertirlo en la quinta esencia artística carpetovetónica, la rumbita guapa que lleva toda la vida machacándonos. Entre todos los paquetes que se encuentran en el sector hoy rescatamos, más por su portada que por su música, a los Sobraos.
Estaba claro que les sobraban los motivos y que a bragados no les ganaba nadie a la hora de hacer la carpeta del delito. Suponemos que en plena tormenta de ideas alguien dijo el clásico ¿A que no hay huevos? Y vaya si los había. Aunque a primera vista se pudiera pensar que se trata de saber quién gasta el paquete más grande, esos cinturones desabrochados son un potente mensaje subliminal que habrá llenado los sueños tórridos de las Marus de mercadillo y las chonis de los autos de choque de medio país.
Lo que está claro es que estos rebosantes paquetes no son de los integrantes del combo, tres mendas que llevan desde los noventa dando la murga. Su mayor éxito fue un tema con toques tecno titulado Quiero verte, y poco más se les volvió a ver. Después de quemar tímpanos con semejante temazo incluido en el disco que hoy traemos a portada, han deambulado con su lírica horchatera con más pena que gloria, pero siempre al pie del cañón. Les dejamos un vídeo grabado en el bar de abajo de casa con los parroquianos que pasaban por allí y las pibas más buenas de su portal. Se declaran admiradores de Belén Esteban y Matamoros mientras animan a la peña a irse pal bar. Letra directa y contundente, pero a la vez con sus clásicos mensajes subliminales capaces de hacerte perder la razón.
Hace poco sacaron disco celebrando sus veinte años dando el cante. Para la ocasión estuvieron contenidos, que aparecen en la foto de cintura para arriba. Se titula Reset, pero siguen con lo de siempre. Ahora que el sonido caño roto mola entre los modernos y los Chichos tocan en el Primavera Sound, quizás estos rumberos puedan hacer el ventilador en algún festival castizo como Ebrovisión. Porque está claro que estos sobraos tienen más aguante que los sobaos pasiegos.






6 comentarios:

Elvis dijo...

La especie humana no deja de asombrarme cada día. Está claro que cualquiera puede llegar a grabar un disco si vende su alma...
Saludos.

Rick dijo...

Vaya, pues a estos no los conocía yo... Pero está visto que la frase aquella no falla nunca: "Hay otros mundos, pero están todos en este". Desde luego, a echaos pa'lante no les gana nadie, y que viva el bar y las recias tradiciones españolas. A su lado Manolo Escobar era Beethoven, y esta es una buena demostración de que todo puede ir siempre a peor.

Doctor Krapp dijo...

No me siento lo suficientemente petulante ni entendido, ni me considero de alguna raza superior por mi gusto exquisito. A mí cualquier manifestación musical hecha con dignidad merece mis respetos. Hay mucha más mierda por ahí, en el maistream, envuelta en papel de celofán que no le llega ni al tacón, y al menos este tema sirve para bailar.
Siento no ser partícipe del escándalo buscado.

chafardero JM dijo...

@ Elvis:
No creo que necesitaran vender su alma, a estos les sale así de natural.

chafardero JM dijo...

@ Rick:
Desde luego, en cuestiones de música siempre se puede bajar un escalón más.

chafardero JM dijo...

@ Doctor Krapp:
Tranquilo, doctor, que no buscamos adhesiones inquebrantables aquí, y en cuestión de música todos tenemos gustos heterodoxos o discutibles, yo el primero. Y si escribo sobre los Sobraos es porque me parecen divertidos, que ya es mucho.