miércoles, 30 de septiembre de 2015

En fuga



Que el colegio es una prisión atenuada para muchos niños es algo que no nos pilla por sorpresa, que los pobres angelitos viven presos entre el pupitre y el encerado mientras el profe repite monótono la tabla periódica es una cruda realidad infantil, pero la utilización de técnicas propias de Papillon y la precocidad de los protagonistas es lo que nos ha llamado la atención de este caso.
Un buen día en la guardería Komsomolskyaya Pravda, en los Urales, según llegan a la derecha, descubrieron que les faltaban dos críos de cinco años. Tras una rápida investigación encontraron un agujero bajo la valla del jardín por el que presuntamente se habían fugado. La investigación posterior sacó a la luz que los mocosos llevaban días preparando la fuga y que utilizaron para abrirse paso las palas de juguete con las que sus compañeros hacen inofensivos flanes de arena o castillos. Una vez alcanzada la libertad no fueron a disfrutarla al parque del pueblo y jugar ellos solos en el tobogán o remolonear por las calles plácidamente. Se dirigieron a un concesionario de Jaguar con la intención de comprarse un deportivo. Su plan se truncó al verles una mujer andando solos por la carretera y llevárselos a la comisaría.
Apuntan maneras los críos. Si con cinco años estuvieron a punto de darse el piro de la guardería, con veinte no habrá quién les eche el guante. No sabemos cómo pensaban pagar el coche, si con cheque sin fondos o a tocateja después de pasar por un banco a retirar efectivo por las bravas. A pesar del incidente, los padres de los protagonistas no han puesto ninguna queja contra la guardería, y seguro que tampoco se han atrevido a castigar a sus churumbeles, no sea que los pongan firmes.
El que puede estar tranquilo es Putin, las nuevas generaciones rusas vienen pisando fuerte. Tanto, que como se despiste cualquier día le dan la patada a él. 

6 comentarios:

U-topia dijo...

Seguro que se llevaron la pasta de los juegos esos que tienen billetes para comprar y vender. La historia es buenísima, pero no quiero ni pensar en el susto de las maestras de la guardería.

Salud-os!!

Rafa Hernández dijo...

Jajaja, esto es como Fuga de Alcatraz, pero en versión infantil y rusa.

Saludos.

Rick dijo...

Se ve que las nuevas generaciones ya vienen aprendidas: entre la televisión y lo que ven por la calle va tomando nota. Lo malo es que, a ese ritmo, ya se sentirán viejos con treinta años, y teniendo en cuenta que la vida media de los humanos sigue aumentando, les espera una senectud interminable. Alguien debería avisarlos para que frenasen un poco.

chafardero JM dijo...

@ U-Topia:
Desde luego, y la cara de tontas que se les quedaría al saber que iban camino del concesionario de Jaguar.

chafardero JM dijo...

@ Rafa:
lo de Alcatraz fue un juego de niños comparado con esto.

chafardero JM dijo...

@ Rick:
al paso que van estos dos a los quince ya están de vuelta de todo, aburridos de tirar de ferrari con rubias despampanantes.