lunes, 21 de abril de 2014

El tiempo entre costuras


Este año queremos sumarnos a los actos del día del libro haciéndonos eco de una de las campañas de promoción cultural más originales vistas en los últimos tiempos. Nada de leer el Quijote hasta el alba o sacar a cuatro viejas glorias a hablar de la prosodia del canciller de Ayala. Al público hay que buscarlo allí donde se encuentra, utilizar un lenguaje directo, saber camelarle. Por eso, la promoción de la fotografía, por tres bragas un libro de regalo, es de las que hará aumentar la masa de lectores de forma exponencial. Con ofertas como ésta se consigue que además de que una tape sus vergüenzas a buen precio amplíe su horizonte vital hasta límites insospechados. 
Puestos en contacto con los responsables de la campaña, no descartan que en un futuro cercano extiendan su promoción al género masculino, aunque lo ven complicado visto lo refractario de este segmento de mercado a la lectura y que renuevan su ropa interior una vez cada década. Mientras tanto, los que lo deseen pueden quedar como un señor regalando estas primorosas braguitas a su parienta y quedándose ellos el libro, que nunca se sabe cuándo va a cojear una mesa. 

10 comentarios:

E..P.. dijo...

Hola chafardero.

En los tiempos en que vivimos de tecnologías hay ciertos valores que se pierden, un servidor hace tiempo que no leo un libro, primero por los precios abusivo con su 21% de IVA más el poco tiempo que lo dedicas a otros menesteres...etc. Supongo que una buena promoción seria bueno pero con precios asequibles,...Yo no seria capaz de invertir un pastizal para presumir de colección de libros cuando no leo ninguno y están con el envoltorio todavía dando señal de que ni lo ha abierto, además de cojer polvo, esto lo he visto en muchas casas. no por ello el personal deja de leer aunque sean la prensa rosa que es lo más que se vende ahora, interesa mucho si Adelita se come el pollo o Kiko Matamoro hace ejercicios con su mujer...etc.
Tengo pocos libros que ya pillan polvo, pero eso si ya más visto que el programa Salvame o aqui hay tomate jajaja.
Eso si jamas pondré un libro para nivelar una mesa, ese respeto no lo tienen muchos.

Saludos cafardero.

Rafa Hernández dijo...

Jajaja, pero las bragas son a estrenar o de segunda mano. Y encima que estén sin lavar.

Saludos.

Rick dijo...

Es una de las "campañas publicitarias" más desconcertante que he visto en mi vida. Se ve que se trata de un puesto de baratillo, para el público menos exigente, y sin embargo es ahí donde surge la idea. Lo cual podría originar unas cuantas preguntas, tal vez sin sentido aparente:

- ¿El público femenino de estos tenderetes puede ser un objetivo potencial de la literatura?

- Las mujeres de postín, las que compran en sitios finos... ¿no leen?

- ¿Un hombre podría comprar braguitas para su novia y de paso regalarle un libro?

- ¿Qué tipo de libros regalan?

Y así sucesivamente. Ah, otra pregunta más: ¿a qué tipo de vendedor se le ha ocurrido esta idea, quién está al otro lado?



Dr.Krapp dijo...

Todo es cuestión de fetichismo. Trátase de bragas, libros o discos de esos de antes con agujero y todo.
Lo que no puedo aceptar sin una mínima resistencia por mi parte es la falaz idea de que los hombres no cuidan ni cambian a menudo sus prendas íntimas. Si empezamos a difundir esta clase de iniquidades nos tendremos bien merecido el asco que nos tienen algunas féminas.

U-topia dijo...

Me he quedado fuera de juego, menudo ofertón: tres bragas y libro!!

¿Dónde está ese mercadillo?

No sé como no lo copian las librerías:

Por tres libros, una braga de regalo

chafardero dijo...

@ E. P.
Si te gusta leer el precio no es un problema. Hay ediciones de bolsillo muy apañadas y las bibliotecas salen gratis. Otra cosa son las ganas y el tiempo que tenga cada uno.
Un saludo

chafardero dijo...

@ Rafa:
no pudimos probar la mercancía, pero muy usadas no parecen.

chafardero dijo...

@ Rick:
desde luego que es curioso. Como esta gente de los mercadillos compra por lotes, les caerían un par de cajas de libros y dijeron vamos a hacer un pack junto con las bragas y arrasamos.

chafardero dijo...

@ dr Krapp
Es un tópico, y como tal algo de cierto hay. Pero si al comprar unos calzoncillos regalaran las Églogas de Virgilio, por ejemplo, las ventas se dispararían.

chafardero dijo...

@ U-topía:
La lectura y la lencería al fin en la misma dirección