lunes, 6 de agosto de 2012

Cerrado por descanso del personal


Después de la más grande historia sobre el deporte rey jamás contada se impone unos días de profunda reflexión, preferiblemente  bajo una palmera en algún lugar del trópico. Si no fuera posible también pueden estrujarse las meninges tras  una peña de la sierra de Gata o en la ribera cenagosa de algún agostado pantano. Nosotros erraremos hacia donde se pone el sol camino de la verdad esférica. Agradecer a nuestros lectores la paciencia y el tiempo que han dedicado a esta página y desearles feliz verano. Volveremos en octubre con renovadas ganas. Mientras, una cancioncita muy estival.

2 comentarios:

Rick dijo...

Vaya por Dios. Primero asisto impotente a la caida de la sagrada logia (un veredadero maremagnum, sí señor) y ahora usted escapa a todo gas. No sé si habrá relación entre una cosa y la otra, pero en fin: que lo disfrute usted bien. Otros ya estamos de nuevo amarrados a la dura cadena de galeote en la que hemos de seguir mientras no nos toque la de catorce.

Poyatos dijo...

Como diría Ford Farlaine, esto es rock and rolling!!

felices vacances artista!