lunes, 4 de febrero de 2019

Playmate del mes: Urraca Palomeque

playmate de altos vuelos

La playmate de este mes es una chica de altos vuelos y mucha pluma. Tuvo una infancia difícil, marcada por su complejo de patito feo, y cuando al fin se convirtió en cisne cayó en las redes de un pérfido hipnotizador de gallinas, su primer amor. Aquella mente perniciosa convenció a Urraca de que la mejor manera de superar los sinsabores de la vida era la estrategia del avestruz, táctica que no le dio ni para alpiste. Tras librarse de aquel pájaro de mal agüero intentó volar por su cuenta. Después de picotear aquí y allá se decidió por una disciplina que requería mucho tacto, como era la de sexadora de pollos. Fue una lástima que el pavo para el que trabajaba ahuecara el ala dejando la empresa en la ruina. El que la desplumaran y quedara con el culo al aire supuso una toma de conciencia para Urraca, entendiendo que este mundo tenía más mierda que el palo de un gallinero, y que pronto sería requerida para poner coto a tanto desaguisado. Fue por aquellos tiempos cuando recibió la visita del Espíritu Santo, que informó a nuestra playmate de que gracias a la gracia iba a engendrar un nuevo mesías que en su momento se convertiría en el gallo del corral. Visto el éxito obtenido por la virgen María y la blanca paloma, Urraca quiso probar suerte con una gallina blanca, forma que parece ser eligió esta vez el Espíritu Santo para aparecérsele. Así, será la primera playmate en quedarse preñada de tan rocambolesca manera. Aquí la vemos en el mágico momento en que el espíritu la cubre para obrar el milagro. Queda por ver si el fruto de tan singular unión será el mesías tanto tiempo esperado, capaz de hacer tortillas sin romper huevos y emplumar a tanta gallina sin cabeza que corre de un lado a otro. Mientras tanto Urraca, en alas de la santidad, empolla nuestra futura salvación.

6 comentarios:

Rick dijo...

Eso del embarazo a través del Espíritu Santo solo es para maridos crédulos. No suelo ver la televisión, pero en "La que se avecina", la única serie que seguía a veces, le oí una vez una frase al gran Antonio Recio ("mayorista, no limpio pescado") precisamente sobre San José: "Es que vamos, a mí me dice mi mujer que la ha dejado preñada una paloma y no tiene desierto para correr..."

Supongo que a día de hoy la frase será políticamente incorrecta, pero sigue teniendo gracia.

Doctor Krapp dijo...

Felicidades por el texto y por esa reivindicación avícola de altos vuelos. Respecto su contenido nada que objetar, acaba usted de deconstruir un mito de nuestra civilización sin recurrir a la receta de la tortilla de Ferrán Adriá con las patatas chips.

chafardero JM dijo...

@ Rick:
La serie tiene diálogos muy buenos, en la tradición del sainete. Espero que el señor Recio sepa perdonar a Urraca.

chafardero JM dijo...

@ doctor Krapp:
Todo sea por el bien de la civilización occidental, con lo maltrecha que anda la pobre.

U-topia dijo...

Esta Urraca no me inspira confianza para semejante plan salvador..., no sé, me huele a estafa, pero igual cuela y nos pegamos dos mil años con la virgen urraca.

chafardero JM dijo...

@ U-Topia:
visto lo bien que funcionó la primera vez es normal que la amiga Urraca lo intente.