lunes, 18 de febrero de 2019

La cucaracha de mi ex

cucaracha

Hace poco pasamos como pudimos San Valentín, fiesta ñoña donde las haya, por lo que es buen momento de hablar de desamor, asunto tan ampliamente tratado como el amor, si no más. A los artistas de verdad lo que les inspira es la desgracia ajena, y sobre todo la propia, sea real o fingida. El ejercicio del desamor suele tomar cuerpo en maldiciones al ingrato, quejas y llantos de todo tipo. Dejando de lado las que se saltan la legalidad vigente, el ramillete es muy frondoso. Desde el tango arrastrado al ñoñipop, desde las rimas de Bécquer a Corín Tellado, hay tela que cortar: se fue, me dejó, será de otro, mal rayo la parta, vivir así es morir de amor, el frío del último encuentro, ya no puedo más, como el toro burlado, sin ti no soy nada, así no te querrán, y así hasta el infinito. Pero siempre hay nuevas variantes en este pozo sin fondo. En el pasado San Valentín, el zoo de El Paso, en Texas, ofrecía a quien quisiera bautizar a una de sus muchas cucarachas con el nombre de su ex. No consta si el aludido-aludida era informado de la suplantación de personalidad y su bajada de nivel en la escala evolutiva. En el antiguo salvaje oeste no se andan con chiquitas a la hora de ajustar cuentas, pues las cucarachas recién bautizadas fueron ofrecidas en sacrificio a los suricatos del zoo. De hecho, tal ha sido el éxito de la iniciativa que han llovido nombres de todo el país, teniendo que recurrir a los tamarinos y a los titíes, pues los pobres suricatos ya estaban empachados.
Confiemos que con esta nueva estrategia la peña consiga vencer la pena, la frustración y demás, pero que se vayan dando prisa antes de que los animalistas descubran semejante masacre, que las cucarachas podrán sobrevivir a una guerra nuclear, pero difícilmente a tanto desamor como hay por ahí.

4 comentarios:

Rick dijo...

De todos modos, eso es pan (o cucaracha) para hoy y hambre para mañana. Y mañana volverán los dolores, así que los heridos por el amor tendrán que buscar otro sistema para desengancharse o nos quedamos sin bichos que eliminar. Pues buenos son en Texas...

Doctor Krapp dijo...

Buen negocio vengarse de los y las ex. Hay webs que lo facilitan y hasta programas de TV de mucho éxito. El odio, es comestible o al menos da de comer y es mensurable. No debemos esperar mucho más de la detestable condición humana.

chafardero JM dijo...

@ Rick:
Los más agraviados por el desamor iran en peregrinación a las cataratas del Niágara a gritar todas las barbaridades que quieran hasta quedar a gusto.

chafardero JM dijo...

@ Doctor Krapp:
Tienes razón, el odio da más dividendos, pero no hay que perder la esperanza.