lunes, 6 de marzo de 2017

Playmate del mes: Alma Fombra

playmate alfombrada



Hay veces en los que el nacimiento marca toda una vida. Tal es el caso de la playmate de este mes. La madre de Alma se puso de parto sobre una esterilla mientras oía enumerar los doscientos veintisiete primeros brillos del espíritu a Chandalguktra Phamilikra, el único y venerable gurú indú que supo conjugar la milenaria sabiduría de su tierra con los chándales multicolores. El caso es que la primera experiencia sensorial de Alma Fombra fue el duro tacto del esparto de la alfombrilla, lo que marcaría su porvenir.
Durante su infancia sintió la oscura pulsión que la llevaba a restregarse en los felpudos de todos sus vecinos, lo que obligó a sus padres a mudar de residencia con más frecuencia de la que hubieran deseado. Al llegar a la adolescencia, nuestra playmate quedó prendada de la biografía de Cleopatra, la última faraona, y cómo ganó el corazón de Julio César al caer a sus pies desde una alfombra enrollada. Ni corto ni perezoso, Alma Fombra puso en práctica aquella antigua técnica de seducción, con resultados desiguales. Su más sonada actuación fue cuando le montó el numerito al mismísimo Lorenzo Lamas, el rey de las camas, que no le dio lo suyo porque iba con prisa, pero le encantó la puesta en escena.
Con los años y ya con las hormonas más calmadas cogió en traspaso una tienda de genuinas alfombras persas fabricadas en Taiwan. Gracias a la moda vintage que nos asalta, se ha forrado vendiendo tapices llenos de ácaros a garitos hipster. Pero la ambición de nuestra playmate no conoce límites. Piensa asaltar la economía  digital con su nueva línea de alfombrillas para ratones, donde los usuarios podrán  disfrutar del mismo placer morboso al mover el puntero del que Alma disfrutaba de niña cuando se frotaba el culo por los felpudos del vecindario.de raºº´ uestra playmate qued;oestra playmate qued;o prendadaosaial de Alma Fombra

7 comentarios:

Elvis dijo...

Sin lugar a dudas, toda una playmate y la auténtica reina del fetichismo. No se me ocurre un fetichismo más original...
Saludos.

Doctor Krapp dijo...

¿Te has fijado en los ojos? ¿No será gata? La mía, que falleció el sábado pasado después de 14 años en este humano mundo, era una auténtica gatamate del mes o del año porque no dejaba una alfombra intacta tras su ataque sistemático.

Rick dijo...

Esta es otra prueba de que quien sabe disfrutar de una afición será un excelente profesional en lo suyo. Aunque el problema de restregarse en las alfombras es que se te puede llenar el cuerpo de ronchas, porque no suelen ser muy suaves que digamos.

"Lorenzo Lamas, el rey de las camas". Ya ni me acordaba... Ah,y siento lo de la gata, herr doktor.

chafardero JM dijo...

@ Elvis:
más que fetichismo es fe ciega en el poder de las alfombras. Es la única playmate que no ha tenido un catarro en su vida.

chafardero JM dijo...

@ Doctor Krapp:
Vaya un minuto de silencio para tu gata, que supongo te dejaría sin alfombras.

chafardero JM dijo...

@ Rick:
pues el hombre sigue en la brecha. A ver si un día escribo sobre él y su increible familia, que los Lamas dan más de sí que todo Falcon Crest.

U-topia dijo...

Una afición cimentada a base de restregarse el culo por las alfombras no podía acabar sino con una compensación monetaria y el triunfo de Alma.
No me acuerdo de ese Lamas...