lunes, 19 de diciembre de 2016

Penas y penes

crece y crece
Todo es fachada en la cirugía estética. La tiranía de la belleza consigue que la gente suba gustosa al potro de torturas para rebanarles aquello que les cuelga de más o de menos. Las ganas de los que no se ven guapos por cambiar su sino da jugosos dividendos. Es campo fácil para profesionales que obtuvieron su titulación en la Rue del Percebe y que lo mismo ponen ubres de vaca suiza que morros de trompetista de Nueva Orleans a su acomplejada clientela, cuando la mayoría lo que necesita es un par más de circunvoluciones cerebrales.
El caso que nos ocupa es el de otro cirujano de lo estético al que se le fue la mano con el bisturí. La policía de Mendoza, Argentina, fue a la clínica ilegal de Carlos Arzuza después de que una de sus clientas muriera tras el implante de prótesis de glúteos. El buen doctor es jefe de cirugía en el Hospital General Las Heras de Tupumango, pero redondeaba sus ingresos aumentando pechos y reduciendo barrigas. Por desgracia, esta paciente y otra que cayó en sus manos en 2013 pasaron a mejor vida en su intento de mejorar su aspecto.
Lo sorprendente es que cuando la policía fue a echarle el guante encontraron al cirujano en plena operación. Estaba procediendo a una intervención de alargamiento de pene. Concretamente, del suyo propio, con la ayuda de su asistenta rumana. Nunca es buen momento para que te detengan, pero que justo lo hagan cuando estás hecho la picha un lío es para que te tiemble el pulso. No sabemos qué técnica utilizó el autocirujano, pero debía ser prometedora si decidió aplicarla en carne propia. El caso es que el diario Clarín informa que la operación no tuvo éxito, sin concretar si fue culpa de la policía por ir a tocar los cojones o por falta de chicha que estirar.
Confiamos que el coitus interruptus en el que finalizó la intervención no le deje secuelas y aun con su tamaño habitual pueda ejercer de amante, porque de cirujano lo tiene más difícil. En adelante que se olvide de alargamientos de pene y se centre en reducciones de condena.

6 comentarios:

Rick dijo...

Hace poco leí que más de la mitad de los que se someten a un alargamiento de pene no lo hacen porque tengan un tamaño inferior a la media, sino porque quieren superarla. O sea, que esa pulsión del macho por destacar en todo lo lleva a la mesa de operaciones sin necesidad alguna; con lo gratificante que le hubiese sido, simplemente, aprender a follar...

Aunque claro, esto solo es una parte del negocio: el asunto este de ponerse y quitarse cosas debe de ser uno de los más rentables en el mundo occidental. Allá ellos y ellas, como dicen los cursis. Puedo entender la cirugía estética en algunos casos, por una clara necesidad, pero no en la mayoría. No aceptar el físico de cada uno es mal principio para encarar la madurez y luego, inevitablemente, la senectud. Es otra muestra más de la infantilidad que acosa a la raza humana.

Doctor Krapp dijo...

Esperemos que algún día la Oficina Internacional de Pesas y Medidas se atreva a decirnos cuales son las medidas standards para los diferentes elementos corporales de disfrute sexual y evitar así esa escolástica imprudente entre unos y otros (unas y otras) que tantos debates han generado a lo largo de los años.

chafardero JM dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
chafardero JM dijo...

No sabía que la peña lo que quiere es presumir de un mango XXL, aunque como bien dices aprender a follar deja menos costurones y a las mujeres mas contentas.

chafardero JM dijo...

@ doctor Krapp:
Ponerse de acuerdo sobre tales parámetros de me antoja más complicado que la unificación de las dos Coreas bajo el gobierno de Chiquito de la Calzada.

U-topia dijo...

La cosa deriva a un tema delicado por lo que veo. Sorprendente la propuesta del Doktor, jajajaja
Siendo serios, el cirujano parece que encontró el camino más natural para alargar el pene, eso sí, que sea con su ayudante rumana, suena a abuso...