lunes, 14 de noviembre de 2016

Perro ADN

pelanas
Una de las actividades que más enaltece al ser humano es la de recoger mierda por la calle. Evidentemente, no cualquiera. El zurullo del gamberro del vecino plantado en el banco del parque ni tocar,  la deposición diarreica de la abuelita a la que le da un apretón al doblar la esquina ni hablar. Nos referimos a la mierda del mejor amigo del hombre. Al ver a cualquier dueño limpiando las deposiciones de su animal en la vía pública comprendemos que hemos llegado al cénit  de la civilización, que el merecido fin de la humanidad es el de recoger excrementos caninos. Llegamos a una nueva era, ha desaparecido el homo sapiens, el homo canis está en la cúspide de la pirámide evolutiva, desde donde se entregará en cuerpo y alma al solaz de esos animales que les lamen las manos y nunca los ponen en duda. Para qué interactuar con sus semejantes si pueden tener un chucho que siempre le dirá lo que quieren oír. 
El problema es que entre la legión de personas con debilidades caninas las hay incívicas que ponen a cagar a sus mascotas en cualquier esquina y allí dejan el pastel sin ningún empacho. Es una de esas lacras que sufrimos en los países civilizados, que en los que están por civilizar tienen mejores cosas que hacer. Ante semejante problemática las administraciones implicadas han articulado una panoplia de actuaciones cuyos resultados no han sido los deseados, pues como te descuides vuelves a casa con los dobladillos del pantalón bien untados. En el ayuntamiento de Mislata, Valencia, han tomado medidas radicales e imaginativas. Crearán un banco de ADN con todos los perros del pueblo, seguidamente analizarán la cagada que encuentren en la calle y todo el peso de la ley caerá sobre el animal del amo que no recogió la heces de su animal. Una suerte de CSI canino limpiará las calles, se acabó la impunidad en aquel pueblo y los patinazos en material fecal. 
En Tarragona han optado por una solución más convencional. Contratarán a detectives privados para controlar las deposiciones en zonas no reglamentadas. El poco encanto que le quedaba a la profesión de detective se va por el retrete con semejantes encarguitos, por mucho que se suban las solapas de la gabardina. 
Nosotros dudamos de la efectividad de tales medidas dadas las limitaciones cognitivas del homo canis. Optamos por medidas coercitivas de largo alcance como es desplegar a la legión por las zonas más degradadas de nuestras ciudades, que un cuerpo que tiene una cabra por mascota puede bregar con cualquier tipo de animal, de dos o cuatro patas. Y el que no sepa cuidar un perro que se lo quiten y se vaya a perrear a la discoteca. 

6 comentarios:

Rick dijo...

Tengo que reconocer que yo soy bastante "perrero" y que a veces se trata mejor a los animales que a las personas, del mismo modo que también hay muchos humanos que no tratan bien ni a unos ni a otros. Pero dejando estas consideraciones aparte, estoy totalmente de acuerdo con el asunto de las cacas, y con el de las multas, y con lo que haga falta: hay gente que ve la posesión de un perro como un signo externo de riqueza, o elegancioa o no sé qué, y no se dignan a rebajarse. Mala señal. Te has equivocado. Posiblemente son los mismos que luego lo abandonan si está enfermo, o si ya se han cansado de él.

Nadie obliga a nadie a tener un animal. Pero si se tiene, se contraen responsabilidades. Y por desgracia, el mundo está lleno de irresponsables.

U-topia dijo...

Menudo tema, el número de mascotas crece en proporción a la soledad y la falta de comunicación entre las personas. Como bien dices el perro no lleva la contraria y está dispuesto siempre a lamerte la mano. A partir de ahí, vienen los problemas que muy bien sintetiza Rick y con el que estoy de acuerdo.

Doctor Krapp dijo...

Demasiados perros, demasiados problemas pero en vez de solucionarlos recurriendo a sofisticadas chorradas, sienta mejor lanzarles un grito a los dueños responsables yponerlos colorados o si no se prestan echarles la mierda encima de sus huecas cabezas.

chafardero JM dijo...

@ Rick:
Ese es el nudo del problema, la gente quiere perros pero pasa de atenderlos. Y cuando se aburren los dejan en un descampado.

chafardero JM dijo...

@ U-Topia:
me parece muy triste recurir a un animal para hacer llevadera la soledad, pero es lo que se ve en esta sociedad.

chafardero JM dijo...

@ Doctor Krapp:
lo de coronarles con las cacas de sus mascotas es una idea estupenda, y más barata que la del adn, seguro.