lunes, 2 de marzo de 2015

El reino del revés

bandera belga al revés

Hay telas de colores crudos más o menos cuadradas muy buenas para sonarse los mocos. Cuando las pintas de colorines y las cuelgas de un mástil se convierten en el símbolo de la permanencia e inmutabilidad de alguna nación. Como los sentimientos patrióticos suelen ser chillones, los colores van a juego. Además de ponerse tieso cuando pasa, puede uno envolverse o enterrarse con ella, subir hasta la quinta puñeta para que ondee en lo más alto, usarla de salvapantallas o pulsera.
Como todo símbolo, el ritual es importante. La tela tiene que estar planchadita, sin remiendos ni lamparones, izarse y arriarse con la pompa y boato necesario, y sobre todo, colocarla como es debido. En este último detalle parece que no han caído los belgas, gente con la misma fama que los de Lepe, pues llevan siglo y medio colgando su bandera al revés. Allá por 1830 decidieron que su estandarte tuviera tres franjas horizontales, y en un alarde de originalidad eligieron el negro, el rojo y el amarillo. Unos años después descubrieron que la suya se parecía mucho a la de sus vecinos holandeses y la pusieron con las franjas verticales, pero en la constitución sigue rezando de la otra manera.
El asunto no es baladí pues poner la bandera al revés indica rendición ante el enemigo, secuestros, motines y otras cosas de mal fario. Quizás sea ésta una de las razones por las que el reino belga ande manga por hombro, con los valones yéndose por peteneras y los flamencos echando balones fuera. En nuestra patria es inconcebible semejante error, ya se encargaron nuestros próceres de hacer una bandera capicúa para que el pueblo no se liara al subir y bajarla, aunque los que las queman tanto lo hacen de derechas o de revés.
Como ven un caso digno de ser estudiado en el programa Diversión con banderas, de nuestro vexilólogo favorito el doctor Sheldon Cooper. Tenemos que reconocer que estas historias de insignias ondeando al viento nos conmueven, no en vano desde pequeñitos hemos llevado en el interior abanderado. No somos de bandera blanca que se ensucia mucho, ni de bandera negra que en las barricadas hace mucha corriente, lo nuestro es la bandera arco iris desde alguna carroza petarda.

8 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

¿Cómo que no somos de bandera negra? Teniendo en cuenta que no destiñe, ni se nota el desgaste y encima como es negra seguro que si te envuelves con ella parecerás más delgado.
Nada, nada mejor la negra de toda la vida y los belgas que arrean y espabilan un poco que no me extraña que sean blanco del humor constante de los países vecinos.
Saludos

Rick dijo...

Incido en el lúcido comentario de herr doktor: negro y a mucha honra. Por otra parte, es cierto que los belgas son los leperos de Europa occidental, del mismo modo que los polacos lo eran de la oriental. O siguen siéndolo, no se. Pero ya digo: negra y con los huesos y la calavera, ya puestos.

María dijo...

Ah! pues yo también me sumo a la mayoría y me declaro seguidora ¿ se dice así ?.-) de la bandera pirata que de las otras ¡paso absolutamente! amén de que jamás de los jamases comprenderé que ante un trapo con colorines la gente llore a mares o se derrame por su culpa una sola gota de sangre... ni la bandera más emblemática que existe en el planeta vale la milésima parte de lo que vale una sola vida humana ..

Así que definitivo, a mi me apuntas a la blanca y a la pirata ... si acaso tb a la verde y a la de cuadritos blanca y negra de inicio y fin de carreras de velocidad ;))

Y mira, si los belgas están felices cabeza a bajo con su bandera ¿ quien soy yo para criticarles? .. por mi bien! ;))

Muchos besos CHAF jaja ¿ me permites reducirte el nombre? suena más entrañable jaja

chafardero JM dijo...

@ Dr Krapp
el negro me favorece, es verdad, y como anarquista de salón tengo un pase, pero lo de la acción ya me viene grande.

chafardero JM dijo...

@ Rick
con huesos y calavera me es más grata: abordajes, salitre, la mesana henchida de puño a puño, la roda cortando las olas, mapas del tesoro e islas perdidas en la niebla. Sí, es muy novelesca.

chafardero JM dijo...

@ María:
los belgas no sé si estarán felices, pero los vecinos tienen otro argumento para verles como los pánfilos de la zona.
Y sí, lo de Chaf me gusta, de hecho, yo también lo uso .

U-topia dijo...

Me disgustan las banderas y debe ser por eso que vivo en un lugar con orgía de banderas por balcones y calles. Debe ser una especie de castigo divino por incrédula y agnóstica nacional.

chafardero JM dijo...

@ U-Topia:
Vas a tener que hacer una bandera a tu medida.