lunes, 3 de marzo de 2014

En lo más alto


Cíclicamente al ciudadano de a pie le asaltan las dudas sobre en qué consiste la idiosincrasia nacional, qué carajo es eso de ser español. Si tiramos del argumentario clásico no tardaremos en darnos cuenta que no somos más que guerreros portadores de valores eternos, guardianes de la sacrosanta ortodoxia religiosa, cruzados de causas perdidas, conquistadores de vastos imperios, o simplemente unos mediocres viviendo a salto de mata. Muchos son los arquetipos que nos saldrán al paso, pero la realidad, como muestra la estadística adjunta, es que somos unos viciosos, los sextos contando por arriba.
Las variables que se tienen en cuenta en este ranking son el consumo de alcohol, tabaco, cannabis, anfetas y las deudas de juego. Todas ellas nos sitúan en un respetable lugar, aunque lejos de la República Checa, líder indiscutible en estas cuestiones. Si estaban aburridos de verse siempre a la cola de las estadísticas (excepción hecha de la del paro) aquí pueden llenar el pecho de justo orgullo. No crean esas milongas de meapilas de que somos la reserva espiritual de occidente, esto es coto de viciosos. Porretas, ludópatas y borrachuzos llenan las calles, sin contar el nutrido grupo de politoxicómanos que pululan por la política y los medios de comunicación. Sodoma y Gomorra era la granja de Pin y Pon comparado con lo que se mueve por aquí, con la suerte de saber  que no va a haber dios que nos tosa. El español no es mitad monje mitad soldado,  solo tahúr a tiempo completo.

Esperamos que el llamamiento al vicio y al desenfreno no caiga en saco roto. Ahora que sabemos cuál es nuestra misión, no desfallezcamos hasta alcanzar la primera posición. Dense cuenta que la alternativa es mucho peor; a ver quién es capaz de soportar la dura realidad sin drogarse

9 comentarios:

Aristos Veyrud dijo...

Todo iba bien hasta cuando llegaron los "...politoxicómanos que pululan por la política y los medios de comunicación".
A luchar entonces con vehemencia hasta alcanzar el primer lugar en ese índice ja ja ja.
Abrazos!!!

Rafa Hernández dijo...

Hombre pues no está nada mal. Ocupar un sexto puesto, es para que nos admiren y respeten, y seguro que iremos escalando.

Un abrazo.

Dr.Krapp dijo...

¿Y los vicios secretos que no se publican en estadísticas? Bah Un pueblo que publicita sus vicios no es digno de ser respetado. Dime de que presumes y te diré de que careces.
Salud

Rick dijo...

Ahí, como debe ser. En otra cosa no destacaremos, pero en eso sí. Aunque me ha llamado la atención el asunto del juego, no sabía que íbamos tan sobrados también en eso.

De todos modos estoy de acuerdo con herr doktor: vicios secretos seguramente no tenemos porque somos demasiado simples. De todos modos, casi mejor no saberlos, por si acaso.

chafardero dijo...

a Aristos:
en esta lucha creo que nos vamos a emplear a fondo, tenemos madera para estar en lo más alto

chafardero dijo...

@ Rafa
Nuestro éxito turístico se debe a eso, vienen a imitarnos.

chafardero dijo...

@ doctor Krapp
Puede ser que mucho sea de boquilla, pero los cigarrillos y los litros se pueden medir, aunque no sé si en ese consumo entran también todos los que nos visitan con ganas de darse un homenaje.

chafardero dijo...

@ Rock
Aquí la peña es de sota, caballo y rey, para vicios raritos los lores ingleses

U-topia dijo...

¡Vaya tela! Desde luego se hacen estadísticas y clasificaciones de cualquier cosa.

¿Sexto lugar? Habrá que espabilar y no digo si hacia arriba o hacia abajo ;)