lunes, 11 de noviembre de 2013

Tocan a divorcio



Las razones esgrimidas para finiquitar un matrimonio suelen ser la incompatibilidad de caracteres, el distanciamiento emocional, que te encuentras a la mujer en una situación comprometida con el butanero, o como le ocurrió a la más grande, que se acaba el amor de tanto usarlo. Pero los hay que hilan más fino y buscan culpables fuera de los muros conyugales. John Devaney, de Rhode Island, allá en los Estados Unidos, encontró su chivo expiatorio en la campana de su vecina iglesia, que según sus cuentas repiquetea unas setecientas veces por semana. Para el desdichado John más que tocar a gloria le tocaban la moral, pues interrumpía sus pensamientos, sueños y relaciones familiares, hasta el punto de ser la culpable de su divorcio.
Como ven, este hombre oía campanas y bien sabía dónde, tanto que le ha metido un pleito a la iglesia que no sabemos cómo acabará. La congregación ha emitido un comunicado en el que afirman que rezarán un padrenuestro por la paz y mundial, y de paso otro porque reine también  en la casa de Devaney. Mejor se buscan un buen abogado, que cuando su campana suena a alguno le llevan los demonios.
La serena imagen del abigarrado caserío a la sombra protectora de la torre de la iglesia parece perderse en las nieblas del ayer. Los monótonos tañidos del bronce del campanario marcaban el lento caminar de las horas y los días. Hoy, hasta ese reducto de un tiempo ya pasado es capaz de enervar. La pregunta ya no es por quién doblan las campanas, si no por qué.

4 comentarios:

Rick dijo...

Pues apañados van los señores clérigos: con la afición a pleitear que tienen los yanquis, ya los veo sustituyendo las campañas por el sonido de un móvil, o algo así.

De todos modos, sobre todo en los pueblos, tener un campanario cerca puede llegar a ser un verdadero coñazo: campana sobre campana, en muchos casos cada cuarto de hora, acaban con la paciencia de cualquiera. Y si es ateo, ya no digo nada.

Rafa Hernández dijo...

Pues nada que vaya bien. Aunque yo creo que esto de las campanas cada vez se lleva menos. Es más, ya se tocan electrónicas, sin campanero ni hostias. Aquí en mi ciudad las tocan cuando tienen que pasear algún santo; entonces sí que las tocan con cojones.

Un abrazo.

chafardero dijo...

@ Rick
Éste se ha pasado tres pueblos, pero yo viví una temporada cerca de una iglesia y sí, es molesto cada cuarto d
e hora tolón tolón

chafardero dijo...

@ Rafa
Son un elemento de la época en que sólo había dos relojes en cada pueblo, el del campanario y el del alcalde.
Ya veo que en tu pueblo jalean con ganas a los santos.
Un saludo