lunes, 22 de abril de 2013

Condenada Pantoja



Malas noticias para la marca España. Como si no tuviéramos poco con el rey y su familia o el Bárcenas y su cuadrilla, ahora condenan por mangoneo  a una gloria nacional, ex viuda de España, puntal de la copla, madre abnegada, la más grande después de la más grande, Isabel Pantoja. Nuestra querida tonadillera, acostumbrada a salir en los papeles por las cosas del querer, ha terminado por ser noticia por las cosas del trincar. La culpa, como siempre, la tiene el maldito parné que de mano en mano iba en bolsas de basura, el mejor contenedor para blanquear dinero. Eso, y las malas compañías, que su Cachuli estaba bien para un polvo en el Rocío pero no para más, que menuda ruina le ha buscado el gachó.
Recordarán el triángulo de amor bizarro en el que en un vértice estaba el edil del GIL Julián Muñoz, hombre hecho a sí mismo en la barra del bar. En el otro la Panto, que lo mismo te montaba un restaurante que te salía por peteneras. En el otro extremo Maite Zaldivar, la mujer burlada, que paseo por los platós, previo pago, sus penas de amores. Eran los años del sueño español, en el cualquier camarero que supiera hacer la o con un canuto podía alcanzar las cimas del poder para trincar a dos manos y pavonearse llevando del brazo a una lolailo star.
Pero las tornas han cambiado y Cachuli ha dejado el pantalón por debajo del sobaco por el funcional mono carcelario. Ahora le han metido siete años, pero esto solo es el aperitivo, que en los ciento y pico juicios que tiene pendiente seguro que alguno más le cae. Su ex también tiene un pie dentro, pero con la que no se han atrevido los jueces es con Isabel, que se ha ido de rositas pero con una fuerte multa. Pero el daño está hecho, su expediente judicial tiene una mácula por blanqueo. Su salida del juzgado y desvanecimiento entre la turbamulta recordaba la dolorosa en el calvario. La bien pagá tuvo que oír al populacho, que no le cantaba coplas precisamente, y a la prensa rosa que luego la puso verde.
Como sucede en estos casos, lo mejor es refugiarse en la familia, y más cuando su Paquirrín está a punto de sentar cabeza y ser papá. De todo corazón le aconsejamos a Isabel que se dedique a ser abuela, a llevar a su nieto a los columpios y a malcriarlo atiborrándolo de chuches, y deje lo de los pelotazos inmobiliarios y blanqueo de capitales a los profesionales, o sea, a los políticos, que en el improbable caso de que sean condenados, hacen menos daño a la imagen patria que una cantante de su tronío. Porque al paso que vamos, la marca España ni para promocionar chorizos.

2 comentarios:

Rick dijo...

Pues sí, otro ídolo patrio que perdemos de mala manera. Claro que ya ha tenido cuidado la "justicia" de ponerle la pena justa para que no pise la cárcel: no quedaría bien ver ahí a una tonadillera de tronío, y tal.

Y desde luego es un signo de los tiempos, porque esto con Franco no pasaba: el bueno de Gil, cuando se le cayeron los Ángeles de San Rafael (con todos los muertos y los amaños chapuceros que hubo), no pasó mucho tiempo en la trena.

chafardero dijo...

@ Rick:
El Gil estuvo poco en la trena, y su heredero político, el ínclito Muñoz, tampoco estará mucho, que no dejan de ser delitos veniales. Un par de años a la sombra y toda la vida resuelta con lo que ha trincado.