lunes, 4 de febrero de 2013

El tiempo en los cajones

La peor banda del mundo de José Carlos Fernandes


Los minutos y las horas no vividas pero que son pasado, arrumbados en cajones apenas entreabiertos, protegidos por ajados calendarios donde se pauta el paso de los días en su camino inexorable hacia el abismo, destilan una silente melodía que llena los oídos de notas vacías y que nos narcotizan para que el oficio de vivir sea tolerable. El sonsonete del olvido de momentos ardidos sin orden ni cuartel es el espectro que camina a nuestro lado mientras acecha para convertirnos en estatua de sal.

2 comentarios:

Rick dijo...

Lo dicho: seguimos en plan existencialista. Su reflexión es muy buena, además de expresarla con un punto lírico realmente admirable. Pero... no estoy acostumbrado a leerlo a usted con ese tono tan nostálgico, tan... sombrío.

Bueno. Será el invierno. A ver si con la llegada de la primavera cambiamos de cara.

chafardero dijo...

@ Rick
es este invierno, que es especialmente duro, y no lo digo por el clima.