lunes, 13 de febrero de 2012

Terapia cardiaca



La vocación de servicio público y la preocupación por el bienestar de la población han sido desde nuestros orígenes principios informadores que han motivado todas nuestras actuaciones. La salud socio-sanitaría de la ciudadanía está por encima de cualquier otra consideración. Es así que nos vemos en la obligación de hacernos eco de una alarma sanitaria de primera magnitud para que se tomen las medidas oportunas al fin de evitar una catástrofe.
 Y es que según un reciente estudio de la universidad de Tufts, en Massachusett, las mujeres que solo tienen relaciones sexuales de forma ocasional son más propensas a la muerte súbita. Dice el estudio que el sexo regular es un magnífico cardiotónico que reduce las posibilidades de que se te pare la patata de repente. Se viene a demostrar lo que ya era claro para muchos, que el amor puede ser bueno para el corazón, pero el sexo más.
Por eso queremos hacer un llamamiento a todas aquellas mujeres que por una causa u otra se encuentran en ese segmento de riesgo para que sin más dilación tomen las medidas oportunas. Les recordamos que la salud es lo primero, por lo que no duden en sacrificarse por ella. Además, a poco que se lo propongan, seguro que hasta lo encuentran entretenido. No sean remolonas y regularicen sus encuentros sexuales. Su cuerpo se lo agradecerá.
En el caso que alguna de nuestras lectoras no encontrara  con quien realizar esta terapia preventiva, sepa que aquí estamos para lo que hubiera menester. Pónganse en contacto con nosotros (se ruega adjuntar foto) y de una manera totalmente desinteresada le ayudaremos a combatir sus problemas cardiacos. Y no, no hace falta que nos den las gracias.

4 comentarios:

Luis Cóngrio dijo...

Por favor, no me distraiga a las que lo hacen de manera ocasional, que son las únicas que, al no comparar demasiado, pueden quedar satisfechas con mis ser-vicios.
Además, considero inadecuada la expresión “regularizar sus encuentros sexuales”, pues recuerda a algún anuncio contra el estreñimiento. Ya sé que el sexo conmigo es una mierda, pero no se ensañe, por favor.
Y… ¿lo de la foto? ¿Piensa usted elegir? Por favor, páseme las del bigote portugués y las de las trenzas en las piernas, pero no las que vean Intereconomía.
¡Qué coño! Pásemelas también.
Gracias de antemano.

Un paseante dijo...

Pues yo, en contra de la opinión de mi estimado colega don LuisC, pienso que esta desinteresada campaña que nos anuncia el señor Chafardero es beneficiosa en cualquier caso.
Parte usted, don Luis, de una dudosa premisa: que si las ocasionales se sintiesen inspiradas por dicha campaña se lanzarían a la molicie, cual devoradoras de hombres. Y no creo yo eso. Salvo algunos casos, supongo que se limitarían a cumplir con su cónyuge en fechas más numerosas. Otra cosa son las que están desparejadas, claro: ahí las oportunidades ya son más variopintas.
En todo caso, me parece una campaña impecable: lo primero es la salud.

chafardero dijo...

@ Luis C:
Desde luego, si hubiera más ciudadanos como tú, que desviven por la salud del prójimo, no haría falta este tipo de campañas

chafardero dijo...

@ Paseante:
Las desparejadas son la población de riesgo, y hacia ellas va dirigida la campaña de tonificación cardiaca mediante el fincamiento