lunes, 5 de diciembre de 2011

Enanos rebotados

Para salir de la crisis no hay idea pequeña, o eso cree Richt Workman, miembro de la cámara de representantes de Florida. Quiere volver a poner de moda el noble y olvidado deporte de lanzar enanos contra la pared. Con la llegada de lo políticamente correcto cayó en desuso, no sabemos por qué, pues no es más embrutecedor que otros tantos que gozan de los favores de la nomenclatura bienpensante. Pero ahora que aprieta la depresión, qué mejor manera para subir el producto interior bruto que el que varios brutos estampen enanos contra la pared entre los gritos de ánimo del respetable.
Poca suerte han tenido desde siempre esos locos bajitos, siempre al albur de los grandullones, más locos todavía. Ya la monarquía española, ejemplo de humanismo, los tuvo como bufones de la corte. Cuando pudieron, huyeron a vivir en los circos ambulantes, que era mejor bregar entre aldeanos tacaños y leones hambrientos que entre reyes tronados.
Otra región casi tan bella como Florida, Cantabria, y también esencial para comprender el devenir de la civilización occidental, tiene en común una extraña querencia por los enanos. Hace unos años, en tan bello rincón de la montaña gustaban de lanzar enanos por los aires. Con la fina sensibilidad que les es propia, se abstenían de hacerlos rebotar contra las paredes. Pero ahora que los de Florida intentan recuperar viejas tradiciones, no nos extrañaría que los montañeses volvieran por sus fueros.
Tan negro está el panorama, que hasta los enanos más establecidos entran en depresión.
Como Percy Foster, famoso actor en el competitivo mundo del porno gay para enanos. Ha terminado sus días devorado por tejones, en lo que se cree que fue un suicidio. No se saben los motivos. Quizás fue la perspectiva de darse de morros una y otra vez contra el frontis del jai alai de Miami lo que le animó. Mejor comido  por  tejones que por la masa amorfa, pensaría con razón.

4 comentarios:

Un paseante dijo...

Pues yo creo que aquella entrañable profesión de bufón era muy noble. De acuerdo con que a veces daban con algún infante cabrón, pero estaban muy bien vistos.
Ahora, entre lo de rebotarse contra las paredes o que te devoren los tejones, no sé yo qué será peor.

Luis Cóngrio dijo...

Qué quiere que le diga.
Aunque quizás sea un enano un poco grande -al menos físicamente- con tal de salir de la crisis transigiría con ser estampado contra una pared.
De hecho, llevan dándome por retambufa hace lustros.
¿Qué es lo que nos queda por ceder? Los nuevos contratos por 400€, pagando nosotros la seguridad social, es la verdadera solución a nuestros problemas.
Somos unos enanos mentales.

chafardero dijo...

@ Paseante:
Y además burla burlando le iban diciendo las verdades del barquero al príncipe de turno. Supongo que a día de hoy le podrían sacar mucha punta al asunto Urdangarin

chafardero dijo...

@ Luis Congrio:
Como parece ser que varios millones de enanos han decidido que ése sea nuestro futuro, no queda más que agradecer que a fin de mes nos den la calderilla.