lunes, 17 de octubre de 2011

Los Nikis contraatacan


Hace mucho tiempo que se acabó, pero es que hay cosas que nunca se olvidan por mucho tiempo que pase. Hubo una época en que la sangre corría por el museo de cera, Silvia Sobrini era una chica formal, las pijas se suicidaban al cumplir los veinte, los más cool era ir a Siberia a pasar las navidades y no ha Saturno, que era más aburrido. Y el verano en Benidorm, entre canciones de Georgie Dann y elefantes en topless. Era la época en que los Nikis reinaban en el firmamento del punk pop, único género serio que podemos encontrar en la música moderna. Mientras otros baboseaban por las esquinas o componían la figura ante los flashes, ellos se hicieron con el más potente repertorio de los 80.
El pasado 30 de setiembre se produjo uno de esos acontecimientos que solo ocurren cada 22 años. En el concierto de presentación del último disco de Airbag oficiaron de teloneros de excepción los mismísimos Nikis. Sí señores, los mismos de La naranja ya no es mecánica, Diez años en Sing-Sing o Salvaje pasión. Volvieron a lo grande, como lo que son, con sus canciones gamberras e inteligentes. Los Ramones de Algete, que no saben lo que es una canción de relleno, dando cobertura Airbag, sus herederos naturales. Como pueden apreciar en el video, su regreso fue recibido con una explosión de cincuenta megatones de energía pop ultraconcentrada
Aunque ya no está de moda tolchoquear, aunque tu chica no vuelva de Katmandu, aunque siga siendo piloto de pruebas en una factoría de sillas de ruedas, seguiremos siendo un imperio. Y si  Ernesto sigue haciendo de las suyas con los tiestos, te ataca una hormigonera  asesina, las aguas de Benidorm son sospechosamente cálidas,  hacemos guerras con conchas de centollos o  Enrique maltrata a los porteros desde el fondo sur, no olvides gritar bien alto: ¡siempre Dic, nunca Johnny Walker!

2 comentarios:

Un paseante dijo...

Hombre, yo nunca fui muy fan de los Nikis: me encantaba la de Sing-Sing y alguna otra, pero había otros grupos españoles que me gustaban más. En cualquier caso, eran divertidos. Ideales para fiestas, eso sí.

chafardero dijo...

@ Paseante:
eso es de lo que se trata, que para ponernos serios ya existen otros géneros.