jueves, 16 de junio de 2011

Contando batallitas

Zits por Jerry Scott

No serán muchos los asistentes al famoso y archisobado festival de Woodstock los que reconozcan que acabaron aquel pandemónium de rock y lodo pintando la cocina de su abuelita. Para que se diga luego que los hippies estaban en contra de la familia.

4 comentarios:

Rick dijo...

Bueno, tampoco creo que fueran muchos los que pintasen -coherentemente- una sola pared. Con el pedo que llevaba la mayoría del personal...

chafardero dijo...

@ Rick:
y le dejarían la casita a la pobre abuelita de lo más psicodélica.

noveldaytantos dijo...

Creo que eso de hacer el pesado contándole la vida a los demás va en el humano. Igual que va en el humano salir corriendo acojonado.

chafardero dijo...

@ Noveldaytantos:
todos llevamos dentro un abuelo Cebolleta esperando su oportunidad.