lunes, 9 de mayo de 2011

Romántico

Gracias a esta prodigiosa y espuria portada del exótico Martín Denny, podemos al fin desvelar los misterios del romanticismo. Media vida oyendo canciones en las que intentaban acercarse a ese sentimiento que a tantos embarga y embarca, y aquí tenemos la explicación clara y meridiana. Déjense de discusiones bizantinas y olvídense de los boleros cursis que no hacen más que fomentar un platonismo trasnochado, aquí está la explicación de toda esa locura llamada amor.
Según los cánones de la música romántica, el arrobo de amor es una inclinación que algunos creen que nace paseando cogiditos de la mano bajo el palio sonrosado de la luz crepuscular. Otros, urbanitas ellos, se sienten mucho más que dos cruzando los semáforos en rojo. Hay almas volanderas que creen arar en el mar de los ensueños mientras oyen en sus venas el pulso de la persona amada. Están los que se van, y se van, y se van, y no se han ido, y los que tiran por el camino de en medio, y se alejan del mundo, donde no haya justicia ni leyes, tan solo su amor. Los hay de soledad de amor heridos, que a veces escuchan un eco divino que envuelto en la brisa parece decir que están ligados como la hiedra a la piedra. Pero para muchos el colmo del romanticismo es ceñir el talle de su idolatrada  mientras ella con sus manitas las estrellitas las encuadraba, justo en el momento en que la luna se hacía un poquito  la desentendida.
Pero al fijarnos en la portada de este disco de golpe descubrimos qué es lo que se esconde bajo tan sublime palabrería: el ancestral deseo del hombre de estar a la sombra de unas grandes tetas. Este es el secreto, redondo y rotundo. El ansia de abrazar unos pechos ubérrimos y esconderse en ellos lejos del mundanal ruido. Adoremos como se merece a esta bella matrona, turgente diosa, promesa carnal de todos aquellos que no creemos en la resurrección de la carne. Esa es la verdad, y lo demás, cantos de sirena.

4 comentarios:

Rick dijo...

Aaaamigo, la llamada de la Madre Naturaleza...
Si es que en el fondo somos unos niños: son ellas las que no quieren comprendernos.

chafardero dijo...

@ Rick:
Una llamada a veces dificil de entender, que no siempre ellas resultan claras. Y nosotros, que somos limitaditos también.

noveldaytantos dijo...

Mucha historia pero como esa tía se caiga de espaldas la va a levantar su padre. O la grúa municipal.

chafardero dijo...

@ Noveldaytantos:
seguro que no ha de faltar un caballero que le eche una mano... o las dos si hiciera falta