jueves, 12 de mayo de 2011

Fiebre festivalera

Julito el cantante cojito por Juanco Vizuete

Aunque pueda parecer mentira, había una época en la que el festival de la OTI levantaba pasiones.

6 comentarios:

PiroMiguel dijo...

¿Pero es es cierto o es leyenda urbana? Quizás soy demasiado joven :P

Rick dijo...

... Y el de Eurovisión, y el de Viña del Mar, y el de Benidorm...
Antes había poca cosa donde elegir, y los festivales tenían un aura mágico. Ahora hay donde elegir de sobra -aunque no se sepa el qué- y los festivales quedan un poco prehistóricos. Aunque al paso que vamos quizá acabe pasando al revés que antes: quizá las canciones de los festivales lleguen a ser mejores que las del mercado standard; lo cual no es nada difícil, por cierto.

Luis Cóngrio dijo...

Según el DRAE, la primera acepción de "pasión" es "Acción de padecer."
Sí: lo sufrimos.

Rick dijo...

Ya veo que Blogger se ha comido mi comentario, así que haré otro parecido en honor del festival de Eurovisión, que se celebra hoy:
Y el festival de Benidorm, y el de Viña del Mar, y...
Antes tenían un carisma, quizá porque las canciones eran más brillantes, más festivaleras. Ahora la mediocridad general hace que no destaquen. O que hayamos perdido ese punto infantil que nos hacía verlos, no sé.

chafardero dijo...

@ Luis Congrio:
En la OTI más bien se compadecía uno de lo pedazo de artistas que caían por allí.

chafardero dijo...

@ Rick:
desde luego, Eurovisión en los 60-70 era una referencia en el universo pop. Ahora gana Azerbaiyan, que no dios sabe por donde cae, ni geograficamente ni en lo musical.