jueves, 28 de abril de 2011

Recibiendo el mensaje divino

+los+caminos+del+se%25C3%25B1or+son+imprevisibles.jpg
Atolladero Texas por M. A. Martín

Como decía don Torcuato, el señor a veces escribe con renglones torcidos. Pero si además las rayas también van de aquella manera, prepárense ustedes para lo peor. Y es que no hay nada menos fiable que una epifanía en un retrete.

lunes, 25 de abril de 2011

I wonder why

video 
Para celebrar el fin de la cuaresma y penar por lo cortas que son siempre las vacaciones, empecemos la semana con uno de esos temas que resucitan a cualquiera. Nada más y nada menos que The Belmonts, con Dion DiMucci al frente, y su I wonder why. La grabación pasa por ser la única en la que se les puede ver interpretando el mítico tema, prodigio pop no superado aún. Durante dos minutos serán abducidos por un vórtex de energía pop en estado puro, flotarán entre los juegos vocales más chispeantes del doo wop y se volverá extraordinario todo lo cotidiano y rutinario. Porque hoy como ayer (la grabación es del 58) esta deliciosa cancioncilla sigue manteniendo intacta toda su magia. Y de paso, podrán ver a nuestras abuelas haciendo de "enfervorecidas" fans y de goupies fatales.

jueves, 21 de abril de 2011

Cyborg

El chasis de un ciborg
Alita por Yukito Kishiro

¿Donde empiezan los cables y acaban las arterias?

lunes, 18 de abril de 2011

El gran tour


-Señor, el joven Lowcost espera ser recibido por usted.
- ¿Y qué cree que se le puede ofrecer a ese atorrante a estas horas tan intempestivas?
-Parece ser que quiere comunicarle una importante decisión.
-Igual  ha  decidido seguir los pasos de su padre e ir a evangelizar pieles rojas,  alcanzando así la gloria, aunque sin cabellera.
-Pudiera ser, pero me inclino por  motivos más mundanos.
-Una pena, porque su martirio no sería en vano. Hubiera dado mucho de qué hablar en el club. Muy bien, Alfred, hágale esperar media hora, como de costumbre, y luego déjele pasar.
(...)
-Lord Highway, muchas gracias por recibirme. Me hago cargo de que no le gusta que le molesten a esta hora, apenas mediodía, pero éste es un caso urgente.
-Querido amigo, siempre estoy presto a abrirle mi casa. ¿A qué se debe esta suerte?
- Habrá llegado a su conocimiento que acabo de graduarme en Oxford con todos los honores.
- Ciertamente, nunca pensé que llegaría ese día, pero es usted una caja de sorpresas.
-Muchas gracias, milord. Es costumbre de mi familia, antes de incorporarnos a la vida secular, hacer el gran tour. Ya sabe, recorrer el continente para finalizar nuestra formación. Empaparnos del cosmopolitismo renacentista italiano, el racionalismo francés, la gran música alemana, la relojería suiza, etc.
- En ese punto no puedo más que estar de acuerdo con usted. Por mucho que nuestros colleges sean sin asomo de duda la vanguardia del conocimiento humano, hasta que no confrontamos con otras culturas la nuestra, no percibimos en todo su esplendor la grandeza del modo de vida británico.
-Es por ello que me permito el atrevimiento de pedir su consejo en tan importante viaje, ya que tengo entendido que usted invirtió en él diez años de su vida.
-Y más que hubiera estado si mi familia no me hubiera cortado la asignación. Dese cuenta de que en mi juventud el ambiente cultural europeo estaba en todo su apogeo.
-Naturalmente. Y como usted entenderá, me gustaría disponer de cartas de presentación, con el fin de allanar mi periplo por el continente. Y de quién mejor que de usted, modelo de comportamiento para mí, y experto conocedor de los mejores ambientes.
Desde luego, podría facilitárselas, no en vano todavía mantengo correspondencia con personalidades de la cultura y la sociedad de las principales naciones.
-Le estaría agradecido si tuviera la amabilidad de hacerme unas pequeñas esquelas de recomendación.
-No faltaría más. Pase usted mañana y las tendrá. Voy a hacerle una para la señora Remedios, que regenta el mejor burdel de Chipiona, donde no va a faltarle a usted de nada.
-Es verdad eso que dicen de la española, que cuando besa besa de verdad.
-Previo pago sí, sino es como las demás. Y también puedo recomendarle una villa a las afueras de Vicenza, donde la bella Aida puede enseñarle todos los secretos de la arquitectura de Palladio y el dolce far niente entre las mejores cortesanas del Véneto.
-A usted Italia le hizo cambiar su visión del mundo, según tengo entendido.
-Italia estrictamente no, más bien las italianas. Acostumbrado a nuestras mujeres, severas matronas sobre las que descansa el futuro del imperio británico, la fiera sensualidad de las madonnas hizo de mi lo que soy.
-¿Quiere decir que su inclinación por las fustas y látigos nació a orillas del Po?
-Cómo olvidar a la bella Carla, vestida sólo con sus botas de montar, clavándome las espuelas sin compasión.
-Por otra parte, sabe de mi proverbial falta de pericia para manejarme con los mil inconvenientes de la vida diaria, que en caso de un viaje de esta envergadura, se agravan.
-Nuestra alta cuna obliga.
-Qué duda cabe. Por lo que me permito la confianza de pedirle los servicios de su mayordomo, Alfred, para que se encargue de la intendencia en mi aventura.
-Sabe que de mil amores le complacería si pudiera. Pero creo que a nuestro querido Alfred no le atraen mucho ese tipo de servicios fuera de mi residencia.
-Pero debidamente motivado en el plano económico, puede que reconsidere su postura.
-Quizás, pero yo le considero insustituible. No hay nadie que sepa manejar la fusta como él en millas a la redonda.
-Entiendo. Siendo así, retiraré mi petición, no sin antes recordarle que mi viaje formativo en nada empaña mis intenciones para con su hija, la bella Clara. A mi vuelta, pediré oficialmente su mano.
-Después de haber probado las putas de Chipiona no sé si a usted le quedará cuerpo para más. Pero bien sabe que aquí siempre estaremos esperándole con los brazos abiertos, y la niña igual. Aunque en el ínterin puede que abra también las piernas a algún otro que acierte a pasar a su lado.
-Yo no pongo en duda la fidelidad de Clara.
-Ni ella la suya, ya ve usted.
-En todo caso, quiero comunicarle que le tendré debidamente informado, vía epistolar, de todo lo que de interés me suceda en este viaje.
-No tiene usted por qué tomarse la molestia. Si con que me haga un somero resumen a su vuelta me doy por satisfecho.
-No peque de discreto, milord, que a pesar de su gota sigue siendo un culo inquieto. Además, igual se da el caso de que tenga que solicitar su colaboración en el aspecto financiero.
-Algo de eso me barruntaba. Recuerde que la quiebra del Banco de Transvaal ha sido un duro golpe para nuestras arcas.
-Estoy al corriente, pero sabe que yo sólo pediría su colaboración económica para los gastos más acuciantes.
-O sea, champán, putas y francachelas varias.
-Básicamente.
-Bien. Usted vaya reportándome sus aventuras y yo ya iré viendo si se las financio o no. Mientras tanto, recuerde dejar siempre alto nuestro pabellón y entonar el God save the Queen antes de cada fincamiento.
-La patria ante todo.

jueves, 14 de abril de 2011

Hasta la cocina y más allá

la+cebolla+de+toda+las+salsas
Las aventuras africanas de Giuseppe Bergman por Manara

No todos los occidentales que acaban en las marmitas de alguna tribu perdida en el corazón de la salvaje Africa han ido obligados. Los hay que les gusta ser la cebolla de todas las salsas.

lunes, 11 de abril de 2011

Ataque animal

La asociación para el desarrollo integral del cerdo quiere denunciar que siguen apareciendo a lo largo y ancho de nuestra geografía carteles como el que acompaña esta nota, en el que se ataca frontalmente la integridad y el honor de la especie, secularmente ninguneada y vituperada por los homínidos que depredan todos los hábitats en la presente era cenozoica.
Por su parte, la coordinadora de asociaciones de apoyo a los seres vivos que desarrollan sus actividades en un medio no contaminado por bípedos con alopecia corporal congénita, ha dado el visto bueno a sus servicios jurídicos para que inicien las acciones legales oportunas contra el autor de semejante escarnio, con el objeto de que una sanción ejemplar le quiten las ganas de recochineo.
Y si la actividad punitiva de los órganos jurisdiccionales competentes no bastara para poner coto a tales desmanes, nuestros miembros se reservan el derecho de tomarse la justicia por su mano, con el fin de parar de hoz y coz esta campaña orquestada en la sombra por turbios intereses.
Para terminar, recordar que las actividades vandálicas realizadas por especímenes situados al margen de la escala evolutiva no tienen por qué manchar el expediente de una raza como la porcina, que desde tiempos inmemoriales lleva soportando los cambios de humor, arbitrariedades y malos modos, cuando no cosas peores, de la especie homo, incomprensiblemente denominada sapiens.

jueves, 7 de abril de 2011

Cocinando con salero

Canibalismo
En busca del rinoceronte perdido por Ventura

A los aventureros de raza se les reconoce porque tienen que bregar con dos o tres situaciones como ésta por semana. No como otros, que no se bajan de la hamaca sino para ir a comprar tabaco.

lunes, 4 de abril de 2011

Por huevos que no quede

Hasta hace poco tiempo, la vieja y somnolienta Europa era el principal bastión de los derechos humanos y cuna de las libertades individuales. Pero en los últimos tiempos nos han tomado la delantera, y quien menos nos  esperábamos. Allá van los seguidores de Alá haciendo su particular revolución francesa, que nunca es tarde si la intención es buena. Y Turquía, que ya lleva algo más de rodaje democrático, acaba de dar una nueva vuelta de tuerca al decálogo de libertades, al declarar sus tribunales como un derecho democrático el poder tirar huevos a la policía.
Como podrán imaginar, el articular  este nuevo derecho abre un nuevo campo que muchos cruzarán gustosamente. Así, en lo sucesivo, la poli, acostumbrada a hacer todo por pelotas, de goma mayormente, tendrá que vérselas con gente que lo hará por huevos, de una o dos yemas,con lo que la pelea estará más equilibrada. Y se le irá perdiendo el miedo a los cuerpos de seguridad, que para hacer una tortilla hay que romper  huevos, sea en la jeta del poli o en la de uno de los hijos putativos del duque de Ahumada.
Pero lo verdaderamente interesante, lo que le gustaría a la gente, es tener a huevo a los mandos políticos, ahora que están poniendo el estado en almoneda y vendiendo a los ciudadanos como esclavos a corporaciones y a fondos de capital riesgo. No queda otra que hacer las cosas a puro huevo,  disparando pan de higo y con bombardeos de alfombra a base de huevos podridos para deshacernos de estos que más que una casta son una costra. En vez de andar lloriqueando y mandándose pps unos a otros sobre los chanchullos de concejales o los sueldos de los presidentes de diputación, hay que pasar a la acción directa, con nuestro brazo armado, a ser posible de huevos duros que duelen más. Aprovechen ahora que están en su derecho. No se lo volverán a poner a huevo tan fácil.