lunes, 7 de febrero de 2011

Astrónomo melancólico

Como tantos otros, de pequeño soñaba con ser astronauta. Viajar en cohetes plateados, cruzar el sistema solar en continua aceleración para saltar al hiperespacio, descubrir lejanas galaxias y sistemas estelares de soles  binarios.  A los mandos de mi nave espacial sortearía asteroides a la velocidad de la luz,  me adentraría  en nebulosas de gas y tormentas de rayos gamma, para acabar tomando el té en los anillos de algún viejo planeta, en los confines del universo. Pero había un problema: tengo mal de altura. Así que como el protagonista de esta deliciosa canción de Parade, tuve que dedicarme a la observación de los cuerpos celestes. Él los que asomaban a su telescopio espacial, yo los que veía contonearse por la calle. Pero algunas noches, cuando estoy dormido, llega a mi oído el sonido de una cuenta atrás. Quién sabe, igual un día de estos abandono  la órbita de la tierra y pongo rumbo a uno de esos cuerpos que me atraen con la intensidad de una estrella supermasiva.

6 comentarios:

Un paseante dijo...

Pobre. Con la ilusión que le hacía. Y sí, está muy bien reflejado en la canción de este señor; que, aunque tiene algunas canciones un tanto tristonas de más, rebaja el tono con la coña espacial: una especie de Aviador Dro melancólico.

Luis Cóngrio dijo...

No puedo escuchar el tema, dada la hora, lo haré mañana; pero me parece muy peligroso eso que dices de atender la llamada de esos cuerpos celestes que se contonean. Aunque me imagino que ya has caído contumaz en su órbita más de una vez, pecador. Tú sabrás lo que haces.

noveldaytantos dijo...

Si tienes interés en el asunto, te puedo vender un cursillo de astronauta que me lo vendió un serbomurciano por 3,7 dólares.
Y además te regalo una piruleta de fresa casi sin chupar ni nada.

chafardero dijo...

@ Paseante:
Sí, pero me encanta el coctel de melancolía y ciencia ficción que usa.

chafardero dijo...

@ Luis Congrio:
Es que no hay quien se libre de la ley de la gravedad de ciertos cuerpos,y yo no voy a ser menos.

chafardero dijo...

@ Noveldaytantos:
por ahora me voy a quedar con la piruleta, que ese cursillo no me convence mucho, que el programa espacial servomurciano nunca consiguió levantar vuelo.