lunes, 27 de diciembre de 2010

Contando batallitas


Como nunca se sabe cuándo tendremos que echar mano de una buena excusa si somos pillados in fraganti, aquí les traemos una solución imaginativa. Eso sí, les aconsejamos que intenten ser convincentes, que una cosa es ser cornudo y otra no tener dos dedos de frente. Y aunque tengan imaginación de guionista, igual el armario acaba convertido en su ataúd.

6 comentarios:

Un paseante dijo...

Pues sí, lo del ataúd fue lo primero que pensé cuando vi que encajonaban al protagonista. Lástima que no veamos cuál es la reacción subsiguiente del cornudo, porque igual no le va mucho Canal+

chafardero dijo...

@ Paseante:
sí, más bien parece un seguidor de Intereconomía.

noveldaytantos dijo...

Me ha recordado a las peripecias que me han hecho, y hacen, pasar los banqueros para cualquier trámite chorra.

Poyatos dijo...

jejeje, este es un clásico, Chafar, pero lo has puesto empezao, no?

yo lo recordaba más largo, me parece a mí. vamos, lo mismo que digo cuando las damas me quitan el calzón y se echan a llorar, jajaja

felices fiestas tunante tunero!!

chafardero dijo...

@ noveldaytantos:
en venganza, no estaría de más que te beneficiaras a la mujer del director, o si no está muy allá, a la del interventor

chafardero dijo...

@ Poyatos:
Hasta mí sólo ha llegado la versión breve, pero he oído que están preparando el montaje del director en tres dvds, así que estaré al tanto. Mientras, felices fiestas.