jueves, 28 de octubre de 2010

El calcetín de Astrid Hadad




En esto del amor hay gente que siempre anda volando bajo, y que está que se va, y se va, y se va, y no se acaba de ir. Pero aquí viene porque puede a cantar seguido Astrid Hadad sus amorcitos bravos. "Como si fuera un calcetín, tírame cuando esté rota", es su lema en las cosas del amor, que más vale estar en el limbo de los ropavejeros que andar dando pena por las esquinas por un ingrato corazón.
Gócenla con este video ahorita que pueden, agarraditos a la barra, en el rincón de una cantina, mientras esperan la siguiente botella de tequila (El Suicida a poder ser). Astrid les regala sus rancheras con sabor a cabaret en purito tecnicolor. Y al que no le gusten, que lo zurzan.

2 comentarios:

Un paseante dijo...

Bueno, esto es encantador. Tiene todo un aire de puticlub para travelos que ya lo quisiera para sí Almodóvar en sus primeras películas.
Quiero más, quiero más...

chafardero dijo...

@ Paseante:
Hace poco estuvo por estos lares parrandeando. Seguro que no tarda en volver