jueves, 30 de septiembre de 2010

Zapatería non stop


Directamente desde Carnaby Street, lo último en shopping: la máquina expendedora de zapatillas. Marque su número de pie, introduzca  el importe y lléveselas puestas. No volverá a aguantar a las dependientas que se ponían la pinza en la nariz cuando se descalzaba, o a las que se reían de sus juanetes. Además, aquí podrá entablar amistad con verdaderos coolhunters y mozas de ésas a las que todo les sienta divinamente. Pise con fuerza, pise con garra, pise a fondo gracias a esta nueva ciber tienda, que sin tardanza se va a hacer indispensable entre el mobiliario urbano de cualquier ciudad que quiera estar a la última. 

6 comentarios:

Un paseante dijo...

Sólo tiene un problema este invento: no hay manera de escaquearse, de salir por pies sin pagar (y nunca mejor dicho).
Malditos inventos...

chafardero dijo...

Siempre se puede aporrear la máquina a ver si suena la flauta y suelta unas nike, o unas alpargatas.

noveldaytantos dijo...

Un consejo es que si quieren triunfar en Benidorm podrían expedir chanclas con calcetines incluidos.
La British People se lo agradecerá.

chafardero dijo...

@ Noveldaytantos:
Se acaba de hacer público un convenio entre el ayuntamiento de Benidorm y los grandes almacenes Harrods para instalar en todos los mercadillos de la zona máquinas de chanclas con calcetines, para solaz de todos los hijos de la Gran Bretaña

Tesa dijo...

Ufss... qué aburrido.
Con lo que disfrutamos algunas probándonos zapatos, pares y pares, hasta dar con el apropiado y nos quieren cortar el rollo shoping.

chafardero dijo...

@ Tesa:
Pero lo divertido que es cuando se atascan las monedas en la maquinita, o se queda enganchada una zapatilla y no acaba de caer, y empiezas a jurar en aranés. Eso no tiene precio