miércoles, 28 de abril de 2010

Abanicando


Si en algo están de acuerdo todos los expertos consultados, desde la escuela de sexología estructural de Budapest hasta la Cofradía de Empotradores de Aljete, es que más que la longitud o cilindrada, lo que garantiza el éxito en el campo de la fornicación es la destreza a la hora de menear el cimbrel. Para todos aquellos que estén cansados del típico mete saca y quieran darle nuevos aires a su vida sexual, en el video tienen un ejemplo a seguir, muy apropiado además para los calores que se avecinan.

2 comentarios:

noveldaytantos dijo...

Todo un espectáculo visual. Jamás había visto nada así. Igual es una cuestión de volumen, pero no creo que la cosa haga tanto aire. Pero vaya, bienvenidos sean los nuevos inventos.

chafardero dijo...

Yo llevo varios dias intentándolo, con pobres resultados