lunes, 21 de diciembre de 2009

Alma fotocopiada





-Buenos días, ¿qué desea?
-Quiero hacer una fotocopia de mi alma.
-Por una o por las dos caras.
-¿Por qué supone que tengo dos caras?
-No supongo nada, solo pregunto.
-Pues por las dos caras, y a color.
-Perdone, pero para una persona tan gris como usted, con una buena en blanco y negro creo que es suficiente.
-No sé. Tengo que llevar la original y la fotocopia compulsada a la concejalía de obras, y allí solicitar la licencia municipal para reparar la azotea y amueblar mi cabeza.
-Bueno, si se trata de eso tranquilo que conozco al funcionario encargado y es de los que ni te mira a la cara, y mucho menos al alma, así que llévele ésta que tengo aquí ya fotocopiada que le cuela tranquilamente y le sale a mitad de precio.

6 comentarios:

Un paseante dijo...

Igual resulta que fotocopiando un billete de cien euros le salía el trámite burocrático con mucha más diligencia.
Felices Navidades, y tal.

Daemonicus Imprimatur dijo...

Yo le recomendaría lo mismo. Los funcionarios no se van a dar ni cuenta, entre café y charla con los compañeros sobre quien se tira a quien, con quien se abrá acostado para llegar aqui, y otras por el estilo.

chafardero dijo...

@ Paseante:
Si algo caracteriza al ímprobo funcionario es su incorruptibilidad (por menos de mil euros)
Y felices fiestas

chafardero dijo...

@ Daemonicus:
según tú, los funcionarios están más preocupados del Hola que del BOE, y seguro que razón no te falta.

noveldaytantos dijo...

He visto gente fotocopiándose los huevos, el culo, y hasta su propio careto, pero el alma jamás. ¿Estás seguro que eso existe?.

chafardero dijo...

Muy seguro no estoy no, pero de existir igual habría que hacer una radiografía en vez de una fotocopia.