miércoles, 20 de mayo de 2009

Tutifruti de dietas para la operación bikini


La llegada del buen tiempo supone la declaración de guerra a la lorza. Todos desean lucir cuerpo escultural a la orilla de la mar; ellas deshacerse de su piel naranja y ellos adquirir una buena tableta de chocolate. Pero los cuerpos danone cuestan y aquí es donde van a empezar a pagar si quieren ser la envidia de sus vecinos de toalla por esos arenales de dios. Les vamos a dar una serie de dietas para quemar grasas por vía de apremio.

Dieta espartana: un espárrago los días pares y los impares las sobras. Ideal para los que anden con prisas.

Dieta líquida: para comer agua de borrajas y para cenar Acuarius. No hacer si no está con el agua al cuello.

Dieta verde: todos los días te verde y bocata de acelgas a la comida y a la cena guacamole y una Heineken. Posiblemente la mejor dieta del mundo.

Dieta yo-yó: yo me lo guiso, yo me lo como, yo me lo engordo. Requiere poca fuerza de voluntad.

Dieta hippy: pastelitos de costo, buñuelos de maría, sopa de cáñamo y para picar entre horas unos mongis. Llegará el momento en que entrará en la quinta dimensión y dejará de preocuparse por sus kilos de más.

Dieta hipocalórica: adelgace mediante ataques de hipo controlados. Corporación Dermoestética le asegura su eficacia o le devuelve la mitad de sus hipos.

Dieta del periquito: a la mañana gusanitos y a la noche alpiste, ideal para los que andan todo el día picando.

Dieta frío-calor: darse el atracón de helados en la sauna. El contraste de temperaturas derretirá sus excrecencias adiposas.

Dieta del ajo: zumito de ajo al desayuno, sopa de ajo a la comida y a la cena ajo y agua. Indicado para los que les gustan las distancias cortas.

Elijan la que mejor vaya con sus gustos aunque nosotros recomendamos la de adelgazar follando, que tiene la ventaja de que si no logran bajar de peso que les quiten lo bailado y además pueden echarle la culpa a su partenaire por no haberse esforzado lo suficiente. Y recuerden que lo que menos engorda es lo que queda en el plato.

2 comentarios:

noveldaytantos dijo...

Otro truco muy útil es comprarte un bikini 42 tallas más grande, así das la impresión de que estás muy delgada. Lo recomiendo.

chafardero dijo...

No quiero ni pensar si alguna de mis cincuenta mejores amigas me viera comprando bikinis en una tienda de tallas especiales