lunes, 3 de noviembre de 2008

Erecciones usa



Si señores, a nosotros las elecciones americanas nos la pone dura. No es para menos, cuando el candidato mejor situado es un negro que todos suponemos bien dotado, y no solo para lidiar con la crisis o los desequilibrios norte sur. Nos la pone dura el que si sale elegido habrá una ola de suicidios entre los del KKK y los estados del sur volverán a sus querencias secesionistas. Nos la pone dura que gane McCain, que siempre nos ha ido el sado-maso y la gerontofilia. Nos pone a cien su número dos, Sarah Palin y su gatillo fácil. Nos masturbamos compulsivamente en los encendidos debates electorales retransmitidos urbi et orbe y nos hemos hecho pósteres para poner en el cuarto de baño con las fotos de Obama abrazando jubiladas en Florida o McCain magreando gordas en los Apalaches. Hemos anulado nuestra suscripción al Prívate y ahora nos la cascamos con el programa electoral del partido demócrata. En nuestro puticlub de confianza exigimos a las lumis que se vistan a lo Cindy McCain, que nada nos pone más cachondos que las hijas únicas y ricas herederas. Hemos gozado siguiendo la riña demócrata en las primarias, esa Hilary Dominatrix Clinton, más que con una felación de Afrodita A. En la basura está nuestra colección de porno duro alemán, que ya solo nos la pelamos con los spots electorales de Obama.

Y todo esto tenemos que agradecérselo a los medios informativos de este país, que nos han reportado toda clase de material para que nos corramos esta orgía que ya va para un año. Medios impúdicos que nos han machacado con estas elecciones, en una actitud provinciana, servil y lameculos con el imperio americano. Aquí, en la más remota de sus colonias, no solo nos desayunamos sus películas, nos comemos sus teleseries o nos merendamos sus best sellers sino que también nos vamos a la cama con sus elecciones para que soñemos con barras y estrellas. Ya están todas las cadenas anunciando especiales para el gran día de la votación, como si el siguiente que caliente el sillón del despacho oval fuera a ser mejor que el anterior. Pero esta casta periodista tan gregaria que padecemos nos va a contar hasta las oscilaciones del voto en Kalamazoo. Ojalá todos esos fenomenales profesionales de la desinformación desplazados para cubrir el asunto sufran algún error burocrático y acaben en Guantánamo, que al menos íbamos a descansar una temporada y podríamos ver tranquilamente las pelis de Nacho Vidal, que puestos a que nos follen, que lo haga uno con clase.

4 comentarios:

Kunin dijo...

Para eso conviene
pensarse una escena
donde salga Palin,
donde salga Obama,
en plena faena,
en plena faena.

Y así, vena a vena
se llena mi pene
de ausencia de Obama,
de ausencia de Palin,
y no se retiene.
Me voy, que me viene.

¡Qué risa con este post! ¡Y cuánta razón tienes!

chafardero dijo...

Pues la Clinton y la Palin luchando en el barro mientras Obama y McCain se dan unos muerdos es para correrse de gusto

psicodelirium dijo...

No nos habíamos planteado la campaña electoral en los EE.UU. desde esa perspectiva, que suena harto más interesante.

Gracias por abrirnos los ojos, estamos listos para la orgía final.

chafardero dijo...

Pues para la orgía final hay que tener todos los ojos bien abiertos, que sea cual sea el ganador seguro que nos chingará bien.