sábado, 11 de octubre de 2008

¿Tablas?

Aquí tienen el momento culminante del desafío lanzado por el maestro de maestros Jefferson Jesús Estrada de Santos y el campeón cubano Vladimiro José Smith Cardoso en el torneo internacional Habana club, partida que pasará a los anales ajedrecistas por las nuevas estrategias que diseñaron sobre el tablero, así como situaciones nunca vistas en este noble arte.

Movió primero Vladimiro José con una jugada de su invención, a la que ha bautizado con el nombre de apertura Mojito- Vladimiro, dando caña con caballos y peones. Jefferson Jesús se defendió con una variante de la defensa siciliana, el cerrojo maragato, dispuesto a pugnar por el centro. El desarrollo del juego fue muy agresivo por ambas partes, con intercambio de piezas sobre el tablero y de patadas en las espinillas bajo la mesa. Torres por los suelos, peones masacrados, alfiles fuera de juego y caballos en el matadero era el dantesco espectáculo que se podía ver mediada la contienda. Tras un receso para trasegar unos daiquiris volvió la calma. Una vez eliminada toda la hojarasca del tablero, llegamos a este punto de la partida en que las fuerzas están muy igualadas. ¿Cómo creen que acabará esta lucha de gigantes? ¿Una genialidad de Jefferson Jesús dará el vuelco definitivo o la mente analítica de Vladimiro José conseguirá abrir una brecha en la férrea defensa rival?


6 comentarios:

Serio Pérez dijo...

¡Impresionante! Nunca había visto una partida tan cerrada. En la simplificación del juego, se nota la influencia del estilo americano. Hace casi cien años Capablanca propuso incrementar el número de casillas en el tablero, para aumentar las combinaciones posibles. Dime tú si le han prestado atención a su sugerencia.

Por cierto, siempre he tenido curiosidad por saber cómo los cubanos juegan normalmente al ajedrez, si su gobierno prohíbe sacrificar caballos.

chafardero dijo...

En la visión estratégica del juego y en los imponderables de las mil y un variantes de cada movimiento, Jefferson Jesús deja a la altura del betún a Capablanca, sobre todo a partir del tercer mojito.
El Comité Central del Partido Comunista Cubano, en su directiva titulada ¡Ajedrez o muerte! acordó por un 99.99 por ciento de los votos el sustituir el caballo por una guayaba para hacer que esta disciplina fuera ecológicamente sostenible

Kunin dijo...

4.Ad2 0-0, 5.e4 d5, 6. exd5 exd5, 7.cxd5 Axc3, 8.Axc3 Cxd5, 9.Cf3 b6, 10.Db3 Cxc3, 11.bxc3 c5, 12.Ae2 cxd4, 13.Cxd4 Te8, 14.0-0 Cd7, 15.a4 Cc5, 16.Db4 Ab7 y mate en 7 jugadas. Es cuestión de pensar un poquito.

chafardero dijo...

Bien se ve que eres una mente despierta. Seguro que Jefferson Jesús tomará oportuna nota de tus sugerencias

CioN dijo...

yo creo que es un nuevo juego llamado el perro y el gato, en el que un rey persigue al otro e movimientos circulares" alrededor del extenso tablero

chafardero dijo...

Puede ser, que a partir del décimo mojito los mestros ya no tenían muy claro a qué estaban jugando